10 ejemplos de sesgo actor-observador

Definición rápida: El sesgo actor-observador se refiere a los sesgos que tenemos al sobreestimar el papel de los factores externos en nuestro propio comportamiento y sobreestimar el papel de los factores internos en el comportamiento de los demás. Esto lleva a culpar a factores externos por nuestros propios fracasos, pero culpar a otros por sus propios fracasos.

Cuando tratamos de explicar el comportamiento humano, a menudo lo atribuimos a causas internas (p. ej., un lugar de control interno) o circunstancias externas (p. ej., un lugar de control externo). Cuando lo hacemos, rara vez estamos siendo objetivos e imparciales.

Por ejemplo, especialmente en sociedades individualistas como las de Europa y América del Norte, es más probable que las personas atribuyan el éxito académico o profesional a factores internos y atribuyan los fracasos a circunstancias externas.

En sociedades más colectivistas, ocurre lo contrario: el éxito suele verse como resultado de circunstancias externas, mientras que los fracasos se ven como resultado de factores internos.

Aquí, vemos que las personas tienen tendencias a sobreestimar la importancia de los factores internos en algunos casos, y sobreestimar la importancia de las circunstancias externas en otros.

El sesgo que nos hace sobrestimar los factores internos al analizar el comportamiento de los demás, combinado con nuestra tendencia a sobrestimar los factores externos al pensar en nuestro comportamiento, se conoce como sesgo del actor-observador (Jones & Nisbett, 1971).

Índice()

    Definición de sesgo actor-observador

    El sesgo actor-observador, también conocido como asimetría actor-observador, es un sesgo que se hace al explicar el comportamiento.

    El sesgo consta de dos tendencias:

    1. Juzgar a los demás por sus fracasos: La tendencia a asumir que el comportamiento de los demás está desproporcionadamente impulsado por factores internos (como la pereza o la falta de habilidad). Esta tendencia se conoce como el error fundamental de atribución. Esta parte del sesgo actor-observador es más prominente en las sociedades individualistas.
    2. Dar excusas para nosotros mismos: La tendencia a sobrestimar la importancia de los factores externos (el autobús tarde, maestros injustos, etc.) para nuestro comportamiento.

    Estas dos tendencias combinadas se conocen como el sesgo actor-observador y fueron propuestas por primera vez por Edward Jones y Richard Nisbett en la década de 1970. Ellos lo definieron de la siguiente manera:

    “los actores tienden a atribuir las causas de su comportamiento a los estímulos inherentes a la situación, mientras que los observadores tienden a atribuir el comportamiento a las disposiciones estables del actor” (Jones y Nisbett, 1971).

    Lo que sigue es una lista de cinco ejemplos de la vida real y cinco hipotéticos del sesgo actor-observador.

    10 ejemplos de sesgo actor-observador

    1. El estudiante perezoso y el consejero crítico

    Edward Jones y Richard Nisbett comenzaron su artículo (1971) con el ejemplo de un estudiante y un asesor.

    • El alumno, a la hora de justificar su inadecuado rendimiento, suele señalar obstáculos externos concretos como problemas familiares, una gran carga de trabajo, estrés emocional, etc.
    • El asesor sobreestimaría la importancia de los factores internos, como la pereza o la falta de conocimiento del alumno.

    Aquí está en juego el error fundamental de atribución: el observador (el asesor) tiende a sobrestimar la importancia de los factores internos al analizar el comportamiento de otra persona (el estudiante).

    2. ¿Tienen la culpa los políticos?

    Otro ejemplo dado por Jones y Nisbett (1971) se trata de las autobiografías de ex líderes políticos.

    Los actos pasados ​​de los políticos son vistos bajo una luz completamente diferente por los actores:

    • Los políticos suelen explicar sus errores pasados ​​por referencia a circunstancias externas inevitables;
    • Es más probable que el público en general vea sus acciones como resultado de los defectos de carácter internos de esos mismos políticos.

    3. El experimento del ensayo del estudiante

    Jones y Harris (1967) realizaron el siguiente experimento: pidieron a estudiantes universitarios que leyeran ensayos o escucharan discursos supuestamente escritos por compañeros de estudios.

    Los investigadores les dijeron a los estudiantes que algunos ensayos y discursos fueron escritos bajo condiciones de no elección. Por ejemplo, se le pidió a un estudiante que escribiera una “defensa breve y convincente de la Cuba de Castro” sin importar cómo se sintiera al respecto.

    Los investigadores encontraron que, a pesar de saber que los otros estudiantes no tenían otra opción para elegir un bando, los estudiantes observadores aún tendían a atribuir los argumentos de los ensayos a los sentimientos personales de los autores.

    4. La traducción incorrecta de George

    Otro ejemplo interesante proviene del estudio de McArthur (1970). El investigador dio a los sujetos descripciones de acciones de una oración, como: "George traduce la oración incorrectamente".

    Luego, el investigador pidió a los sujetos más información sobre la oración. Preguntaron sobre el error de George si:

    1. Fue algo sobre la persona que hizo que actuara de esta manera ("Algo sobre George probablemente hizo que tradujera la oración incorrectamente"), o
    2. Fue algo sobre el estímulo lo que hizo que actuaran de esta manera ("Algo sobre la oración probablemente hizo que George la tradujera incorrectamente").

    Los resultados evidencian el error fundamental de atribución: las respuestas que atribuyen comportamientos a circunstancias externas fueron muy poco frecuentes, alcanzando apenas el 4% del total de atribuciones.

    5. Un estudio básico

    Otro experimento de Leslie McArthur (1970) indujo a los sujetos a realizar un acto particular. Se entregó a los observadores un relato escrito del actor y las circunstancias que lo rodearon.

    Luego, el investigador comparó las atribuciones hechas por los actores con las atribuciones hechas por los observadores.

    Como sugeriría la hipótesis original, los actores se inclinaban a atribuir sus acciones a circunstancias externas, mientras que los observadores atribuían los comportamientos de los actores a sus inclinaciones personales.

    6. Explicar tu rudeza

    Al explicar por qué insultaste a alguien en el pasado, según la hipótesis original, es más probable que atribuyas tu comportamiento a factores externos, como la idea de que la otra persona te provocó directamente.

    Si el sesgo del actor-observador se mantiene, entonces, a pesar de culpar a factores externos por sus acciones, culparía a alguien con más dureza si el zapato estuviera en el otro pie.

    Al pensar en por qué A insultó a B, es más probable que atribuyas el comportamiento de A a factores internos de A, por ejemplo, sus problemas de ira.

    7. ¿Por qué Alice obtuvo su doctorado?

    Si Alice tiene éxito en su objetivo de obtener un doctorado. de la Universidad de Harvard, usted, como observador, es más probable que atribuya su éxito a factores internos como la inteligencia y la escrupulosidad de Alice.

    Esto sería especialmente cierto si tuvieras creencias individualistas.

    En la situación opuesta, sería más probable que atribuyas tu fracaso en obtener un doctorado. a factores externos como su situación económica u otras responsabilidades.

    8. Por qué obtuviste excelentes calificaciones

    Podemos ver el sesgo actor-observador entre cualquier cohorte de estudiantes después de que recuperan sus calificaciones de sus exámenes.

    Es probable que un estudiante que estudió mucho para el examen y obtuvo una excelente calificación explique su éxito en referencia a su estudio arduo. Pueden minimizar el hecho de que recibieron ayuda adicional del profesor o que en realidad eran muy inteligentes en primer lugar.

    Otras personas (observadores) explicarían el éxito de este mismo estudiante con referencia a sus cualidades internas: simplemente son inteligentes; su papá es profesor; etcétera. Su arduo trabajo personal puede ser minimizado.

    9. Por qué estás procrastinando

    De acuerdo con la hipótesis, si está postergando y no está trabajando en algún proyecto en el que sabe que debería estar trabajando, es probable que explique su comportamiento por referencia a factores externos, como la naturaleza aburrida del proyecto.

    Cuando los demás observan tu comportamiento, es más probable que lo atribuyan a causas internas, como tu pereza.

    10. Llegar tarde a una reunión

    Si llegó tarde a una reunión importante, es probable que explique su comportamiento por referencia a factores externos, como el tráfico pesado.

    Es más probable que otros expliquen su comportamiento por referencia a factores internos como su naturaleza impuntual.

    Como resultado, los entrevistadores (los 'observadores' en la teoría) lo juzgarán severamente, independientemente de si hubo o no un tráfico inusualmente pesado.

    Crítica del sesgo actor-observador

    Durante mucho tiempo después de que se publicara el artículo original de Edward Jones y Richard Nisbett en la década de 1970, los investigadores creyeron que el sesgo actor-observador era:

    • “robusto y bastante general” (Jones, 1976, p. 304)
    • “firmemente establecido” (Watson, 1982, p. 698)
    • “una parte arraigada de la ciencia psicología” (Robins et al., 1996, p. 376), y
    • “penetrante” (Aronson, 2002, p. 168).

    Sin embargo, el primer metanálisis sobre el sesgo actor-observador, realizado en 2006, cuestionó esta suposición.

    El metanálisis informó los resultados de 173 estudios de actor-observador publicados entre 1971 y 2004 (Malle, 2006). Los hallazgos fueron desfavorables para la hipótesis original: la asimetría (o el sesgo) se mantuvo solo “cuando el actor fue retratado como muy idiosincrásico, cuando se explicaron los eventos hipotéticos, cuando el actor y el observador tenían intimidad, o cuando se codificaron las explicaciones de respuesta libre”. (Malle, 2006, p. 895).

    En otros casos, los investigadores no observaron el sesgo. El documento no pretende que esto desacredite la hipótesis en general, sino que la hipótesis debe modificarse significativamente (Malle, 2006, p. 914).

    Conclusión

    El sesgo/asimetría actor-observador es un sesgo que uno hace cuando atribuye los comportamientos de otros o su propio comportamiento a factores internos y externos en diversos grados. La hipótesis original (Jones & Nisbett, 1971) establecía que las personas tienden a atribuir su propio comportamiento a factores externos (cuando están en el papel de un actor) y tienen una tendencia inversa a atribuir el comportamiento de los demás a factores internos (cuando están en el papel de un observador). Esta hipótesis tiene una gran cantidad de apoyo empírico en casos específicos, pero tiene varios problemas señalados en investigaciones más recientes (Malle, 2006 & Malle et al., 2007).

    Referencias

    Aronson, E. (2002). El animal social (8ª ed.). Nueva York: Worth Publishers.

    Jones, EE (1976). ¿Cómo perciben las personas las causas del comportamiento? Científico estadounidense, 64, 300 –305.

    Jones, EE y Harris, VA (1967). La atribución de actitudes. Revista de Psicología Social Experimental, 3(1), 1–24. https://doi.org/10.1016/0022-1031(67)90034-0

    Jones, EE y Nisbett, RE (1971). El actor y el observador: percepciones divergentes de las causas del comportamiento. Prensa de aprendizaje general.

    Malle, BF (2006). La asimetría actor-observador en la atribución: un metanálisis (sorprendente). Boletín Psicológico, 132, 895–919. https://doi.org/10.1037/0033-2909.132.6.895

    Malle, BF, Knobe, JM y Nelson, SE (2007). Asimetrías actor-observador en las explicaciones del comportamiento: Nuevas respuestas a una vieja pregunta. Revista de personalidad y psicología social, 93, 491–514. https://doi.org/10.1037/0022-3514.93.4.491

    McArthur, LA (1972). El cómo y el qué del por qué: algunos determinantes y consecuencias de la atribución causal. Revista de personalidad y psicología social, 22, 171–193. https://doi.org/10.1037/h0032602

    Robins, RW, Spranca, MD y Mendelsohn, GA (1996). El efecto actor-observador revisado: efectos de las diferencias individuales y las interacciones sociales repetidas en las atribuciones del actor y el observador. Revista de Personalidad y Psicología Social, 71, 375–389.

    Watson, D. (1982). El actor y el observador: ¿Cómo son sus percepciones de causalidad divergentes? Boletín Psicológico, 92, 682–700.


    tío


    Tio Gabunia (B.Arch, M.Arch)


    Tio Gabunia es un escritor académico y arquitecto con sede en Tbilisi. Ha estudiado arquitectura, diseño y urbanismo en la Universidad Técnica de Georgia y la Universidad de Lisboa. Ha trabajado en estos campos en Georgia, Portugal y Francia. La mayoría de los escritos de Tio se refieren a la filosofía. Otros escritos incluyen arquitectura, sociología, planificación urbana y economía.


    cris


    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies