Afecto (Psicología): 15 Ejemplos y Definición

El término "afecto" se refiere a un estado o sentimiento subyacente que tiene una persona que está conectado a sus emociones. Los estados afectivos generalmente se describen en dos dimensiones: valencia (de positivo a negativo) y excitación (de mayor a menor).

En el lenguaje común, los términos afectar y emoción a menudo se usan indistintamente. Incluso los académicos usan los dos términos indistintamente, pero son ligeramente diferentes. Generalmente, la emoción es nuestro sentimiento consciente inmediato: miedo, ira, etc. mientras que el afecto es nuestro estado base en ese momento: irritabilidad, placer, melancolía, etc.

Estos términos están, por supuesto, muy estrechamente relacionados. Echa un vistazo a los ejemplos de afecto a continuación para ver algunos casos distintos de afectar Opuesto a emoción.

Índice()

    Afecto vs Emoción

    La distinción entre afecto y emoción es esquiva. Primero, presentaré un resumen de tabla de mis pensamientos sobre las diferencias entre los conceptos para tratar de lograr algo de claridad para usted, antes de adentrarse en la literatura ciertamente turbia sobre el tema.

    Afectar Emoción
    Definición Estados emocionales básicos, a menudo inconscientes, que se sienten en nuestro "núcleo" (razón por la cual Russell y Barrett (1999) lo llaman "afecto central". Estados psicológicos complejos que a menudo se sienten de manera más consciente y aguda, pero que luego se desvanecen más rápidamente.
    Relación con los estímulos No puede estar vinculado a estímulos específicos, es decir, un día completo sintiéndose melancólico. A menudo ligado a estímulos externos específicos. Una vez que se eliminan los estímulos, es probable que la emoción se desvanezca rápidamente.
    Intensidad Suele ser menos intenso pero más sostenido. Suele ser más intenso pero de menor duración.
    Duración Generalizados y continuos, que duran todo el día, toda la semana o incluso más, hasta casos extremos en los que pueden identificarse como reflejo del temperamento o la identidad de una persona (p. ej., “tienen un afecto negativo”). Episódico y momentáneo, donde se pueden sentir múltiples emociones agudas en sucesión, como al ver una película.
    Alerta conciente A menudo inconsciente a menos que se nos pida que reflexionemos sobre nuestro estado afectivo (es decir, cuando participamos en la metacognición) Típicamente conscientes: podemos expresar instantáneamente nuestro estado emocional.
    Respuesta fisiológica Puede o no ser observable. Típicamente observable e identificable por todos.
    Ejemplos Placer, displacer, melancolía. Alegría, ira, tristeza, miedo.

    Para obtener más información sobre la diferencia, presentaré una descripción más detallada de la literatura en comparación con los dos temas más adelante en este artículo.

    Ejemplos de afecto

    El afecto se puede expresar a lo largo de dimensiones de valencia (de positivo a negativo) y excitación (de mayor a menor), dándonos una gama de estados afectivos que se pueden describir en términos de estas dimensiones:

    ejemplos de estados afectivos, explicados a continuación
    1. Contenido: Este estado afectivo está asociado con sentimientos de paz y satisfacción, como un sentimiento de satisfacción de larga data en la vejez debido a su creencia de que ha logrado lo que quería en la vida. Dimensiones: valencia positiva, excitación baja.
    2. Relajado: La relajación se caracteriza por una sensación de calma y tranquilidad que puede haber alcanzado después de pasar un tiempo en un retiro de meditación, y que puede persistir hasta que regrese al trabajo, cuando este estado afectivo se ve interrumpido por el bullicio del lugar de trabajo. Dimensiones: valencia positiva y excitación baja.
    3. Amargo: El sentimiento de amargura se caracteriza por un resentimiento o una insatisfacción prolongados, a menudo debido a una injusticia percibida. Por ejemplo, podemos encontrarnos con una persona que parece generalmente amargada por su lugar en la vida, la sensación de que el mundo está en su contra, etc. Dimensiones: valencia negativa, baja excitación.
    4. Ansioso: El estado de ansiedad está marcado por sentimientos de preocupación e inquietud, como el estado constante de preocupación que un padre puede tener por un niño que tiene dificultades en la escuela. Dimensiones: valencia negativa, alta excitación.
    5. Deprimido: El estado de depresión se caracteriza por profundos sentimientos de tristeza, desesperanza y desinterés. Alguien puede mostrar un afecto depresivo después de una pérdida importante, como la muerte de un ser querido, o debido a un problema de salud mental que lo mantiene en un estado depresivo durante períodos prolongados. Dimensiones: valencia negativa, excitación baja.
    6. Apático: La apatía se caracteriza por la falta de interés o motivación. Por ejemplo, un empleado atrapado en un trabajo sin salida podría desarrollar un afecto apático hacia su trabajo. Dimensiones: valencia negativa, excitación baja.
    7. Irritable: La irritabilidad se caracteriza por la impaciencia y la molestia, como el estado general de irritabilidad que una persona puede experimentar cuando está sobrecargada de trabajo o no ha dormido lo suficiente. Si bien puede expresarse a través de sus emociones, como la ira y la frustración, la irritabilidad es el afecto subyacente. Dimensiones: valencia negativa, alta excitación.
    8. Melancólico: La melancolía se caracteriza por una tristeza profunda y reflexiva. Alguien puede experimentar un afecto melancólico durante un período de soledad o después de leer un libro profundamente conmovedor. Dimensiones: valencia negativa, excitación baja.
    9. Distracción: Estar distraído se caracteriza por una falta general de concentración o atención, como la sensación cuando estás soñando despierto o perdido en tus pensamientos, descuidando las tareas inmediatas. Algunas personas, como el cliché del profesor distraído, parecen ser capaces de encarnar este efecto durante toda su vida. Dimensiones: valencia neutra, excitación baja.
    10. Desesperado: La desesperación está marcada por una profunda sensación de desesperanza y derrota, como los sentimientos duraderos que alguien puede experimentar después de un gran fracaso o desastre personal, o si ha aceptado un destino negativo. Dimensiones: valencia negativa, alta excitación.
    11. Inquieto: La inquietud está marcada por una sensación de inquietud o incapacidad para relajarse, como cuando un adulto joven siente un impulso burbujeante de ir de mochilero por Europa, lo que se promete a sí mismo que hará tan pronto como termine el semestre universitario. Dimensiones: valencia negativa, alta excitación.
    12. Optimista: El optimismo está marcado por una perspectiva positiva y una expectativa de eventos futuros, que algunas personas pueden sentir estacionalmente (a menudo, durante la primavera) o como una disposición general, por lo que podríamos decir que alguien tiene un 'efecto positivo'. Dimensiones: valencia positiva, alta excitación.
    13. Calma: La calma está marcada por sentimientos de paz y tranquilidad, que es un estado afectivo que algunas personas logran dominar como parte de su identidad, como cuando decimos 'tiene un comportamiento tranquilo'. Dimensiones: valencia positiva, excitación baja.
    14. A distancia: La indiferencia se caracteriza por un estado de distanciamiento, desapego o desinterés, y es similar a la distracción discutida anteriormente. Por ejemplo, una persona puede exhibir un afecto distante en situaciones sociales en las que no se siente cómodo o interesado en relacionarse con los demás. Este estado a veces puede interpretarse como una falta de interés o un signo de autosuficiencia. Dimensiones: valencia neutra, excitación baja.
    15. Pesimista: El pesimismo se caracteriza por una tendencia a ver el peor aspecto de las cosas oa creer que lo peor sucederá. Una persona puede mostrar un afecto pesimista cuando habla de eventos futuros, a menudo anticipando resultados negativos. Este podría ser un estado prolongado para alguien que habitualmente espera resultados desfavorables. De hecho, este afecto es tan común que a menudo es a lo que nos referimos cuando hablamos de alguien con un sesgo de atribución negativo generalizado (ver aquí). Dimensiones: valencia negativa, excitación baja.

    Dimensiones del afecto

    Es posible considerar el afecto como compuesto por tres dimensiones. Los dos primeros pueden sentarse a lo largo de un plano transversal, mientras que el tercero (motivación) refleja la fuerza con la que se experimenta el modo afectivo.

    1. Valencia: Esto se refiere a la experiencia subjetiva del afecto que existe en un continuo de positivo a negativo. En realidad, muchos estados afectivos complejos como la vergüenza o el orgullo son más matizados que puramente positivos o negativos.
    2. Excitación: esto se refiere al nivel de activación fisiológica asociada con el afecto. Se puede medir directamente con equipos que evalúan la frecuencia cardíaca y la conductancia galvánica de la piel, o con medidas de papel y lápiz, como un cuestionario.
    3. Motivacional: Los estados afectivos pueden ser impulsores fuertes o débiles del comportamiento. En términos generales, los estímulos que crean afecto positivo conducen a un comportamiento de acercamiento, mientras que los estímulos que inducen afecto negativo conducen a un comportamiento de evitación. Cada dirección puede variar en la fuerza de la fuerza.

    Investigación sobre Afecto vs Emoción

    Bien, estamos a punto de meterse realmente en las malas hierbas. Cinturón de seguridad.

    1. Russell y Barrett (1999) – Afecto central

    Russell y Barrett (1999) señalan que incluso entre los investigadores es difícil trazar una línea clara entre los términos afecto y emoción.

    Como argumentan Russell y Barrett (1999):

    “Los expertos no se ponen de acuerdo sobre qué es una emoción y qué no lo es” (p. 805).

    Para aumentar la confusión, en lugar del término afecto, Russell (2003) prefiere el término afecto centralque consistentemente afirma consta de dos dimensiones: placer-displacer, que va desde el éxtasis hasta la agonía, y el nivel de activación, que va desde el sueño hasta la “excitación frenética”.

    “El afecto central es ese estado neurofisiológico conscientemente accesible como los sentimientos crudos más simples (no reflexivos) evidentes en estados de ánimo y emociones” (p. 148).

    2. Clore y Ortony (2008)

    Clore y Ortony (2008) consideran que la emoción es la valoración cognitiva de los factores situacionales que activan la fisiología asociada al afecto.

    Posteriormente, las emociones se etiquetan y definen con términos más descriptivos como la ira o el miedo.

    Estas etiquetas se basan en nuestra percepción de parámetros situacionales que sirven para categorizar y etiquetar el estado emocional, no para precederlo.

    Sin embargo, James (1890) no está de acuerdo:

    “Nuestra forma natural de pensar sobre... las emociones es que la percepción mental de algún hecho excita el afecto mental llamado emoción, y que este último estado mental da lugar a la expresión corporal. Mi teoría, por el contrario, es que los cambios corporales siguen directamente a la percepción del hecho excitante”, lo que significa que tenemos “miedo porque temblamos” (p. 743).

    Cómo medir el afecto

    Estudiar el afecto científicamente requiere una medición que sea confiable y válida. Hasta la fecha, existen numerosas medidas de autoinforme de papel y lápiz, que generalmente lo conceptualizan como un estado positivo-negativo.

    El Programa de Afecto Positivo y Negativo (PANAS) (Watson et al., 1988) contiene una lista de 20 palabras que describen el afecto positivo (emocionado, alerta, determinado) o negativo (molesto, culpable, nervioso).

    Aunque ha habido debate sobre varias propiedades psicométricas de la escala (Crawford & Henry, 2004), ha demostrado ser una herramienta de medición popular.

    La escala se ha acortado, alargado, adaptado a contextos transculturales (Thompson, 2007) y modificado para ser aplicable a niños (Hughes y Kendall, 2009).

    Aplicaciones de la investigación afectiva

    1. En las Relaciones Interpersonales

    La exhibición de afecto juega un papel crítico en la dinámica interpersonal. Representa un canal de comunicación no verbal altamente efectivo que es fundamental para una amplia gama de fenómenos psicológicos.

    Por ejemplo, los estados afectivos y los patrones de comportamiento posteriores forman la base del apego emocional entre madre e hijo (Bowlby & Ainsworth, 2013).

    Los intercambios afectivos dentro de una organización también tienen implicaciones para el liderazgo y la dinámica de los compañeros de trabajo.

    La investigación ha demostrado que las manifestaciones afectivas pueden influir en la motivación y la toma de decisiones (Forgas y George, 2001), ser una fuente de información sobre dinámicas de grupo (Magee y Tiedens, 2006) o iniciar un ciclo de intercambio de emociones entre colegas (Smith y Conrey, 2007).

    2. En el comportamiento del consumidor

    Según Cohen et al. (2018), “la investigación sobre el comportamiento del consumidor que se ocupa del afecto se ha disparado, convirtiéndolo en uno de los temas centrales de investigación del campo” (p. 2).

    Algunas líneas de investigación han examinado el papel de los afectos positivos y negativos que se indujeron fuera de la conciencia sobre las preferencias. Por ejemplo, Strahan, Spencer y Zanna (2002) encontraron que los estímulos afectivos pueden influir en las evaluaciones de los participantes aunque la manipulación no tenga efecto en los sentimientos informados.

    Los investigadores en esta área distinguen entre afecto integral, afecto incidental y afecto relacionado con la tarea.

    El afecto integral se refiere a la experiencia de sentimientos a través del contacto directo con el producto en sí, como probar un buen vino. También incluye el afecto inducido como resultado de un comercial de televisión.

    El afecto incidental se refiere a experiencias afectivas en las que la fuente del estado de ánimo no está conectada con el producto que se evalúa. Puede provenir de disposiciones basadas en la personalidad, temperamento o facetas de una situación, como la presencia de música de fondo en una tienda.

    El afecto relacionado con la tarea se refiere a cuando el estado emocional del individuo se desencadena por el proceso de hacer un juicio o una decisión. Esto podría incluir el estrés que se produce al tener que elegir entre dos opciones muy atractivas.

    Como Cohen et al. (2018) resumen en su extensa revisión de la literatura:

    “Numerosos estudios en varias disciplinas muestran que las respuestas afectivas integrales a un objeto objetivo, ya sea que el objeto sea un producto, una persona o una empresa, a menudo se incorporan en una evaluación resumida del objeto” (p. 27).

    Un gran número de estudios han identificado un vínculo directo entre las respuestas afectivas integrales a los anuncios y las actitudes del consumidor hacia el anuncio y los efectos indirectos sobre las actitudes hacia la marca.

    Los resultados sobre el afecto incidental y el afecto relacionado con la tarea y las actitudes del consumidor son más complejos.

    Conclusión

    El afecto es una experiencia subjetiva con la que todos estamos familiarizados. Experimentamos su variedad y valencia en un marco de tiempo casi segundo a segundo.

    Y, sin embargo, una definición clara de la construcción ha escapado a los investigadores científicos durante décadas. Aunque su papel en diversos fenómenos psicológicos ha sido ampliamente estudiado, existe cierto desacuerdo respecto a su conceptualización más adecuada.

    A pesar de este dilema, el estado afectivo es central en las relaciones interpersonales. Sirve como una señal comunicativa para los demás y desempeña un papel en la configuración del vínculo emocional entre la madre y el bebé.

    También tiene implicaciones sobre cómo funcionan los compañeros de trabajo en las organizaciones, afectando su productividad, toma de decisiones, dinámica de grupo e interacciones con los demás.

    El estudio del afecto ha sido ampliamente estudiado en la investigación del consumidor. En términos generales, la valencia afectiva del consumidor afectará sus actitudes hacia un producto y una marca y, por extensión, también influirá en el comportamiento de compra.

    Referencias

    Bowlby, J. y Ainsworth, M. (2013). Los orígenes de la teoría del apego. Teoría del apego: perspectivas sociales, de desarrollo y clínicas, 45(28), 759-775.

    Cohen, JB, Pham, MT y Andrade, EB (2018). La naturaleza y el papel del afecto en el comportamiento del consumidor. En manual de psicología del consumidor (págs. 306-357). Routledge.

    Clore, GL y Ortony, A. (2008). Teorías de evaluación: cómo la cognición da forma al efecto en la emoción. En M. Lewis, JM Haviland-Jones y LF Barrett (Eds.), manual de emociones (págs. 628–642). La prensa de Guilford.

    Crawford, JR y Henry, JD (2004). El programa de afecto positivo y negativo (PANAS): validez de construcción, propiedades de medición y datos normativos en una gran muestra no clínica. Revista británica de psicología clínica, 43(3), 245-265.

    Ekman, P. (1992). Un argumento para emociones básicas. Cognición y emoción, 6(3-4), 169-200.

    Ekman, P. (1999). Emociones básicas. manual de cognición y emoción, 98(45-60), 16.

    Forgas, JP y George, JM (2001). Influencias afectivas sobre los juicios y el comportamiento en las organizaciones: una perspectiva del procesamiento de la información. Comportamiento organizacional y procesos humanos de decisión, 86(1): 3-34.

    Gyollai, A., Simor, P., Koteles, F. y Demetrovics, Z. (2011). Propiedades psicométricas de la versión húngara del original y la forma abreviada del Programa de afecto positivo y negativo (PANAS). Neuropsicofarmacología Hungría, 13(2), 73-79.

    Hughes, AA y Kendall, PC (2009). Propiedades psicométricas de la Escala de Afecto Positivo y Negativo para Niños (PANAS-C) en niños con trastornos de ansiedad. Psiquiatría Infantil y Desarrollo Humano, 40343-352.

    Hareli, S. y Rafaeli, A. (2008). Ciclos emocionales: Sobre la influencia social de la emoción en las organizaciones. Investigación en Comportamiento Organizacional, 2835-59.

    Magee, JC y Tiedens, LZ (2006). Lazos emocionales que unen: los roles de valencia y consistencia de la emoción grupal en las inferencias de cohesión y destino común. Boletín de Personalidad y Psicología Social, 321703-1715.

    Russell, JA y Barrett, LF (1999). Afecto central, episodios emocionales prototípicos y otras cosas llamadas emoción: diseccionando al elefante. Revista de personalidad y psicología social, 76(5), 805.

    Russell, JA (2003). El afecto central y la construcción psicológica de la emoción. Revisión psicológica, 110(1), 145–172.

    Russell, JA (2009). Emoción, afecto nuclear y construcción psicológica. Cognición y emoción, 23(7), 1259-1283.

    Smith, ER y Conrey, FR (2007). Modelado basado en agentes: un nuevo enfoque para la construcción de teorías en psicología social. Revista de personalidad y psicología social, 1187-104.

    Strahan, EJ, Spencer, SJ y Zanna, MP (2002). Cebado subliminal y persuasión: Golpear mientras el hierro está caliente. Revista de psicología social experimental, 38(6), 556-568.

    Thompson, ER (2007). Desarrollo y validación de una forma abreviada internacionalmente confiable del programa de afecto positivo y negativo (PANAS). Revista de psicología intercultural, 38(2), 227-242.

    Watson, D., Clark, LA y Tellegen, A. (1988). Desarrollo y validación de medidas breves de afecto positivo y negativo: las escalas PANAS. revista de personalidad y psicologia social, 54(6), 1063.

    Wundt, W. (1897). Esquemas de psicología. Prensa de Thoemmes (publicación de 1998). pag. 2.


    dave


    Dave Cornell (Doctorado)


    El Dr. Cornell ha trabajado en educación durante más de 20 años. Su trabajo ha consistido en diseñar la certificación de docentes para el Trinity College de Londres y la capacitación en servicio para los gobiernos estatales de los Estados Unidos. Ha capacitado a maestros de jardín de infantes en 8 países y ayudó a hombres y mujeres de negocios a abrir centros para bebés y jardines de infancia en 3 países.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies