10 ejemplos de competencia monopolística

La competencia monopolística ocurre en mercados donde hay múltiples productos similares que no son sustitutos perfectos entre sí.

Debido a que cada producto es único, ocupa su propio nicho de mercado y no existe una alternativa directa. Sin embargo, al mismo tiempo, existe cierta competencia, porque un consumidor puede cambiar a un tipo de producto similar (pero no idéntico) que puede ayudarlo a resolver su problema.

Ejemplo: El principal ejemplo de competencia monopolística son los restaurantes. Puede ser dueño del único restaurante mexicano en su vecindario. Tienes el monopolio de la comida mexicana. Pero al mismo tiempo, debe tener en cuenta que los consumidores podrían darse la vuelta e ir al restaurante italiano si no satisface a esos consumidores amantes de lo mexicano.

Índice()

    Definición de competencia monopolística

    La competencia monopolística está a medio camino entre el monopolio y la competencia perfecta (por lo tanto, la llamamos una forma de competencia imperfecta).

    Aquí hay una descripción general de esos dos conceptos:

    • Monopolio: Una empresa es la única empresa que vende sus productos y servicios. Como resultado, puede fijar los precios en deseos. Los consumidores no tienen otra alternativa que comprarle a esa empresa, si quiere ese producto.
    • Competencia perfecta: Hay suficientes vendedores de un producto, así como compradores informados, para que los compradores puedan darse una vuelta por su producto y comprar el que mejor se adapte a ellos. Como resultado, las empresas tienen un control mínimo sobre el precio ya que el mercado establece la tarifa. El mercado está en un equilibrio en el que la oferta de cada producto o servicio es igual a la demanda.

    Entre estos dos extremos podemos experimentar la competencia monopolística, donde los productores compiten entre sí indirectamente. No venden los mismos productos (sus productos son diferenciados), pero los consumidores aún tienen la opción de pasar a un producto similar que aún puede lograr su objetivo final.

    Ejemplos de industrias que operan bajo competencia monopolística incluyen restaurantes, ropa, cereales, marcas de zapatos e industrias de servicios.

    De hecho, la mayoría de las marcas intentan crear competencia monopolística al participar en campañas de marketing que diferencian sus productos de otras marcas, monopolizando así un nicho dentro del mercado. Por ejemplo, si dos marcas venden limpiadores de ventanas, una marca podría comercializar la suya como la 'alternativa ecológica' para monopolizar un nicho de consumo.

    Características de la competencia monopolística

    Según Goodwin et al. (2009) y Hirschey (2000), hay seis características principales de la competencia monopolística:

    1. Información imperfecta: En competencia monopolística, ningún vendedor o comprador tiene información completa sobre la oferta y la demanda (Goodwin et al., 2009).
    2. Libertad de Entrada y Salida: Las empresas pueden entrar o salir libremente de los mercados de competencia monopolística. Si las empresas existentes obtienen beneficios supernormales, entrarán otras empresas. Esto aumenta la oferta que, a su vez, reduce los precios y deja a las empresas existentes con beneficios normales. Por el contrario, si las empresas existentes experimentan pérdidas, algunas empresas saldrán. Esto reducirá la oferta y, por lo tanto, aumentará los precios y dejará a las empresas existentes con beneficios normales.
    3. Toma de decisiones independiente: Cada empresa puede establecer de forma independiente los términos de intercambio de su producto en competencia monopolística (Colander, 2008, p. 283). Tales acciones tienen poco o ningún efecto en el mercado general, por lo que una empresa puede hacerlo sin importar cómo afectará a sus competidores.
    4. Muchas compañías: Hay muchas empresas existentes para cualquier grupo de productos en cualquier mercado de competencia monopolística (Hussain & Samuelson, 2003, p. 379). Cada empresa, por lo tanto, tiene una pequeña cuota de mercado.
    5. La diferenciación del producto: Las empresas que operan en mercados de competencia monopolística venden productos que tienen diferencias reales o percibidas que no son de precio, como los aspectos físicos del producto, el empaque, la marca, etc. Sin embargo, incluso las diferencias reales no son tan drásticas como para eliminar todas las sustituciones. En cambio, los productos de un mercado de competencia monopolística son sustitutos cercanos pero imperfectos entre sí (Krugman & Wells, 2008).
    6. Poder de mercado: Las empresas bajo competencia monopolística tienen cierto grado de poder de mercado, lo que significa que tienen control sobre los términos y condiciones del intercambio.

    10 ejemplos de competencia monopolística

    • Restaurantes: Los restaurantes suelen ofrecer los mismos tipos de alimentos con poca o ninguna diferencia en términos de calidad, la mayor parte del tiempo. Por lo tanto, la competencia entre las empresas de restauración es monopólica.
    • Tiendas de ropa: Las tiendas de ropa generalmente ofrecen productos muy similares que se diferencian principalmente a través de la marca.
    • Tiendas de zapatos: Los zapatos, como la ropa, se diferencian principalmente a través de la marca y el marketing en lugar de la calidad real.
    • Panaderías: Al igual que los restaurantes, rara vez tienen diferencias drásticas en términos de lo que ofrecen, pero diferencian sus productos a través de empaques y marcas especiales.
    • Tiendas de comestibles: Las tiendas de comestibles operan dentro de un mercado de competencia monopolística porque las empresas competidoras en su mayoría venden los mismos bienes en términos de valor de uso, pero diferencian sus productos a través de la marca y el marketing.
    • Hoteles: Todas las empresas hoteleras ofrecen un servicio similar con ligeras variaciones (si tenemos en cuenta el precio) en términos de calidad.
    • Cafeterías: Las cafeterías se parecen mucho a los restaurantes y las panaderías en el sentido de que sus productos rara vez son diferentes si no tenemos en cuenta la marca.
    • Pasta dental: Los tipos de pasta de dientes son generalmente los mismos, pero diferentes compañías intentan que su producto se destaque a través de anuncios.
    • Jabón: El jabón es similar a la pasta de dientes porque hay poca o ninguna diferencia entre la eficacia de los diferentes jabones. Sin embargo, los competidores diferencian sus productos a través de empaques especiales, imágenes de marca, etc.
    • Acondicionadores de aire: Los acondicionadores de aire, teniendo en cuenta el precio, generalmente tienen las mismas capacidades, pero las empresas diferencian sus productos a través de la marca y el marketing.

    Pros y contras de la competencia monopolística

    Fortalezas

    • Variedad: Dado que los productos o servicios en un mercado de competencia monopolística son diferenciados, los consumidores siempre tienen varias opciones para elegir.
    • Poder de decisión de las empresas: Las empresas en competencia monopolística tienen mayor poder de decisión en cuanto a precios, entrada, salida y mercadeo, porque pueden diferenciarse en un nicho que no tiene competidores directos (solo indirectos).

    debilidades

    • Publicidad engañosa: Las marcas a menudo crean una competencia monopolística al diferenciarse a través de la publicidad (en lugar de la diferenciación real del producto), lo que a menudo termina siendo engañoso (Perloff, 2008).
    • Ineficacia: Los mercados de competencia monopolística son generalmente ineficientes debido a la cantidad de marketing y diferenciación requerida (y las empresas ineficientes no se extinguen bajo la competencia monopolística).
    • Desperdiciar: Dado que se incentiva a las empresas a diferenciar sus productos, tienden a producir desechos a través de materiales inútiles y embalajes excesivos.
    • Carga del consumidor: La cantidad excesiva de opciones, y cada marca que intenta diferenciarse, impone a los consumidores una gran cantidad de investigación y verificación de antecedentes antes de realizar una compra.

    Conclusión

    La competencia monopolística es una forma de competencia imperfecta en la que los productores que compiten venden productos diferenciados, tienen cierto poder de mercado y de toma de decisiones, tienen pocas o ninguna barrera de entrada y salida y, en general, tienen más información que los consumidores.

    Referencias

    Chamberlin, E. (1962). La teoría de la competencia monopolística: una reorientación de la teoría del valor. Prensa de la Universidad de Harvard. (Obra original publicada en 1933)

    Colador, DC (2008). Microeconomía. McGraw-Hill/Irwin.

    Eatwell, J., Milgate, M. y Newman, P. (1991). El mundo de la economía. Palgrave Macmillan Reino Unido.

    Gans, J. (2003). principios de economia. Aprendizaje Thomson.

    Goodwin, NR, Nelson, JA, Ackerman, F. y Weisskopf, T. (2009). Microeconomía en contexto. YO Sharpe.

    Hirschey, M. (2000). Economía de la Empresa. Prensa Dryden.

    Hussain, SA, y Samuelson, WM economía. (2003). guía de estudio para acompañar economía empresarial, cuarta edición [by] Guillermo F. Samuelson, Stephen G. Marks. Hoboken, Nueva Jersey: Wiley. http://archive.org/details/isbn_9780470000410

    Krugman, PR y Obstfeld, M. (2009). Economía internacional: teoría y política. Pearson Addison-Wesley.

    Krugman, P. y Wells, R. (2008). Microeconomía. Vale la pena Editores.

    Perloff, JM (2008). Microeconomía: teoría y aplicaciones con cálculo. Pearson Addison Wesley.


    tío


    Tio Gabunia (B.Arch, M.Arch)


    Tio Gabunia es un escritor académico y arquitecto con sede en Tbilisi. Ha estudiado arquitectura, diseño y urbanismo en la Universidad Técnica de Georgia y la Universidad de Lisboa. Ha trabajado en estos campos en Georgia, Portugal y Francia. La mayoría de los escritos de Tio se refieren a la filosofía. Otros escritos incluyen arquitectura, sociología, planificación urbana y economía.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies