25 Ejemplos de Mecanismos de Defensa

Los mecanismos de defensa son estrategias que las personas utilizan para ayudarse a sobrellevar la ansiedad o los pensamientos y sentimientos perturbadores. Suelen ser inconscientes e implican una distorsión de la realidad.

El célebre psicoanalista Sigmund Freud es reconocido como el primer psicólogo en describir los mecanismos de defensa a principios del siglo XX.

Aunque los mecanismos de defensa a menudo se consideran negativos, Freud creía que eran necesarios para el funcionamiento humano saludable.

Ese sentimiento es afirmado por Bowins (2004), quien afirma que:

“…Los mecanismos de defensa psicológica representan un componente crucial de nuestra capacidad para mantener la homeostasis emocional. Sin ellos, la mente consciente sería mucho más vulnerable a la carga emocional negativa, como la relacionada con la ansiedad y la tristeza” (p. 1).

Índice()

    Ejemplos de mecanismos de defensa

    • Negación: Cuando algo es demasiado molesto para manejar, una persona puede simplemente rechazar que exista. Por ejemplo, cuando un hermano mayor se niega a admitir que sus acciones crearon problemas para el hermano menor. En lugar de reconocer los hechos, el hermano mayor niega lo sucedido.
    • Humor: Usar la comedia o el ingenio para disipar o aliviar la tensión en una situación difícil o incómoda. Por ejemplo, alguien que recientemente perdió su trabajo puede hacer bromas sobre su desempleo para hacer frente a sus sentimientos de vergüenza o fracaso.
    • Proyección: Atribuir los propios impulsos o deseos perturbadores a los demás. Por ejemplo, una persona que se siente culpable por sus deseos íntimos profundamente arraigados puede sospechar constantemente que los demás poseen esos deseos.
    • Identificación: Adoptar las cualidades o rasgos de otra persona, por lo general como una forma de aumentar la autoestima o adaptarse a un grupo en particular. Por ejemplo, una persona que se siente socialmente aislada puede imitar el habla, la vestimenta y los gestos de una celebridad popular o una persona influyente para sentirse más aceptada.
    • Terrible: Percibir personas o situaciones como totalmente buenas o totalmente malas, sin reconocer la complejidad o los matices de la realidad. Por ejemplo, una persona con un historial de relaciones problemáticas puede etiquetar a todas sus exparejas como “malvadas” o “malas”, mientras se ve a sí misma como una víctima perpetua.
    • Regresión: Volver a un momento psicológico anterior en la vida de uno cuando el presente provoca demasiada ansiedad. Por ejemplo, descubrir que un cónyuge ha sido infiel puede hacer que alguien muestre comportamientos infantiles, como berrinches y arrebatos emocionales.
    • Ruina: Intentar “compensar” una mala acción o un pensamiento negativo participando en actos de bondad o comportamientos positivos. Por ejemplo, una persona que se siente culpable por tener un pensamiento negativo sobre su cónyuge podría comprarle un regalo costoso o preparar una cena elaborada para aliviar su culpa.
    • Subliminación: Satisfacer una necesidad emocional perturbadora convirtiéndola en una forma positiva de expresión. Por ejemplo, el escritor que siente impulsos violentos puede convertir esas inclinaciones en novelas de misterio bien escritas.
    • Supresión: Empujar conscientemente pensamientos o emociones desagradables fuera de la conciencia. Por ejemplo, una persona que recibe un diagnóstico médico preocupante puede optar por concentrarse en el trabajo, los pasatiempos o la familia en lugar de concentrarse en sus problemas de salud.
    • Racionalización: Justificar un sentimiento o comportamiento inaceptable de manera que suene lógico. Por ejemplo, una persona que necesita dinero puede vender el reloj de sus excompañeros de cuarto después de que olvidaron empacarlo cuando se mudaron.
    • Aislamiento del afecto: Separar un pensamiento o recuerdo de la emoción asociada, permitiendo que la persona piense en el evento sin sentir las emociones dolorosas. Por ejemplo, una persona que experimentó un evento traumático puede contar los detalles de manera objetiva, sin ninguna reacción emocional o angustia.
    • Formación reactiva: Reemplazar un pensamiento o sentimiento no deseado por su opuesto. Cuando una persona se siente muy deprimida, de repente puede comenzar a actuar como un vértigo o reírse de bromas inapropiadas.
    • Fantasía: Retirarse a un mundo imaginario para escapar de las dificultades y desafíos de la realidad. Por ejemplo, una persona que se siente insatisfecha en su carrera puede pasar horas soñando despierta con un trabajo perfecto, donde tenga mucho éxito y sea respetada.
    • Compensación: Superar los logros en un área para compensar las fallas en otra área. Por ejemplo, una persona que se siente insegura como hombre puede tratar de sobresalir en los deportes o actuar como si tuviera mucha confianza para ocultar sus inseguridades.
    • Afiliación: Buscar consuelo y apoyo de otros cuando se enfrenta a un problema o situación desafiante. Por ejemplo, una persona que está pasando por una ruptura difícil puede pasar más tiempo con amigos o familiares para sobrellevar sus sentimientos de tristeza y soledad.
    • Desplazamiento: Dirigir los sentimientos negativos a un objetivo que no sea su fuente. Por ejemplo, después de recibir una evaluación de desempeño negativa en el trabajo, irse a casa, hacer cumplir estrictamente las reglas y señalar fallas en lo que hacen los demás.
    • Conversión: Transformar la angustia emocional en síntomas físicos. Por ejemplo, una persona que experimenta altos niveles de estrés o ansiedad puede desarrollar dolores de cabeza, dolores de estómago u otras dolencias físicas inexplicables.
    • Pasivo agresivo: Expresar hostilidad e ira a través de la negligencia o la evitación. En lugar de que una persona le diga a un colega lo que realmente siente por él, no responde a sus correos electrónicos ni participa en actividades en las que tiene un papel de liderazgo.
    • Represión: Bloquear involuntariamente recuerdos, pensamientos o sentimientos que son demasiado dolorosos o angustiosos para enfrentarlos. Por ejemplo, es posible que una persona que experimentó abuso infantil no pueda recordar detalles o eventos específicos de ese momento.
    • Intelectualización: Tomando una actitud fría y distante hacia algo muy inquietante. Cuando se trata de la muerte de un ser querido, una persona puede sumergirse en la planificación y los detalles del funeral para ocupar su mente.
    • Simbolización: Representar un pensamiento o una emoción inconsciente y conflictiva a través de símbolos o acciones simbólicas. Por ejemplo, una persona que alberga resentimiento hacia un miembro de la familia puede usar con frecuencia ropa o accesorios que simbolicen sus sentimientos de ira o desafío.
    • Sesgo de confirmación: Buscar y favorecer información que respalde sus propias creencias preexistentes mientras descarta o minimiza la importancia de la evidencia contradictoria. Como mecanismo de defensa, esto le permite a una persona mantener su cosmovisión o sistema de creencias y evitar verdades incómodas.
    • Sesgo de autoservicio: Esto implica atribuir su propio éxito a factores internos (su arduo trabajo) y atribuir los fracasos a factores externos (como la mala suerte o la culpa de otra persona). Este mecanismo de defensa ayuda a preservar la autoestima.
    • Disponibilidad heurística: Confiar en información fácilmente disponible, especialmente ejemplos vívidos o memorables, en lugar de buscar datos completos y objetivos. Como mecanismo de defensa, esto lo ayuda a maximizar la experiencia personal y minimizar la evidencia que podría ser incómoda de confrontar.
    • Sesgo de optimismo excesivo: Sobrestimar la probabilidad de resultados positivos y subestimar la probabilidad de resultados negativos para evitar psicológicamente enfrentar la verdad de que las cosas podrían no funcionar bien para ti.

    Estudios de caso y base de investigación

    1. Teoría de la autoafirmación

    Todos tenemos una identidad propia que contiene información sobre quiénes somos. Pero, ¿qué sucede cuando encontramos información que contradice esa identidad propia? Por ejemplo, cuando una persona piensa que es una muy buena jugadora de ajedrez, pero luego pierde varias veces seguidas ante un novato.

    Según la teoría de la autoafirmación (Steele, 1988), esto puede ser bastante perturbador. Se debe hacer algo para restaurar la integridad de la propia identidad.

    Este sentido de integridad personal es:

    “…una experiencia fenomenal del yo. . . como adaptable y moralmente adecuado, es decir, competente, bueno, coherente, unitario, estable, capaz de elegir libremente, capaz de controlar resultados importantes” (Steele, 1988, p. 262).

    El auto-sistema se puede representar gráficamente a continuación.

    imagen

    La investigación ha demostrado que las personas se involucrarán en una variedad de mecanismos de defensa para restaurar la integridad del yo. Por ejemplo, atribuir el fracaso a factores externos como la mala suerte, o minimizar la importancia del evento.

    2. Mecanismos de defensa en el procesamiento cognitivo

    El interés en los mecanismos de defensa ha tenido altibajos en la investigación psicológica desde que Freud propuso por primera vez su existencia en la década de 1930 (Cramer, 2000).

    Dos críticas principales a los mecanismos de defensa tenían que ver con la metodología de investigación y la idea general de los procesos cognitivos inconscientes (Lazarus, 2013).

    Sin embargo, durante las últimas décadas, la idea de procesos inconscientes que afectan el juicio se ha aceptado más fácilmente.

    “Los psicólogos cognitivos han redescubierto la existencia de procesos mentales inconscientes. Prácticamente todos los psicólogos cognitivos líderes en la actualidad aceptan la premisa de que los procesos mentales ocurren fuera de la conciencia” (Cramer, p. 638).

    Aunque no está específicamente dirigido a identificar el procesamiento inconsciente motivado, se puede encontrar una base de apoyo en varias áreas de investigación.

    Cramer señala que la investigación sobre la memoria implícita, el priming y la atención selectiva “proporcionan una base importante para el estudio de los procesos cognitivos que están involucrados en el funcionamiento de los mecanismos de defensa” (p. 639).

    3. Sobrecompensación masculina

    Cualquiera que haya visto a su vecino de 45 años conducir a casa un día en un descapotable nuevo estará familiarizado con el concepto de sobrecompensación masculina.

    Aunque este tipo de evidencia anecdótica parece persuasiva y generalizada, los investigadores prefieren investigar tales nociones de manera más científica.

    Introduzca Willer et al. (2013). Aproximadamente 100 estudiantes universitarios masculinos y femeninos de la Universidad de Cornell participaron en un estudio de encuesta como parte de una clase de sociología.

    Después de completar una encuesta de “identidad de género”, se les dio retroalimentación sobre su puntaje en una escala de 0 a 50 (0 a 25 era el rango masculino; 26 a 50 el rango femenino).

    A la mitad de los hombres se les dio retroalimentación indicando que obtuvieron puntajes en el rango femenino, y a la mitad de las mujeres se les dio retroalimentación indicando que obtuvieron puntajes en el rango masculino.

    Luego, los participantes respondieron encuestas adicionales sobre la guerra de Irak, la homosexualidad y los automóviles.

    Los resultados:

    “…Los hombres cuya masculinidad se vio amenazada informaron un apoyo significativamente mayor a la Guerra de Irak y más puntos de vista negativos sobre la homosexualidad que los hombres del estudio cuya masculinidad no se vio amenazada…los hombres cuya masculinidad se vio amenazada informaron que veían la camioneta como más deseable…que los hombres no amenazados ” (pág. 991).

    4. La risa nerviosa

    Una risa inoportuna puede ser muy ofensiva. Puede ocurrir en momentos inapropiados, como cuando una persona se avergüenza a sí misma o cuando presencia que otra persona se avergüenza.

    Sin embargo, cuando se mira a través de la lente de los mecanismos de defensa, la risa nerviosa es en realidad una respuesta de afrontamiento eficaz.

    La risa nerviosa puede redirigir la energía de una fuente negativa a una forma expresiva que protege al individuo de sentirse abrumado por la ansiedad.

    Aunque en ciertas situaciones sociales puede parecer incómodo en el mejor de los casos y grosero en el peor, la ofensa generalmente no es intencional.

    En otros contextos, la risa nerviosa puede resultar del uso del humor como mecanismo de defensa.

    Como explica Leon Seltzer en un artículo en Psychology Today,

    “… confrontar traumas pasados ​​con humor puede verse como una señal de curación psicológica. Una vez que podemos bromear sobre algo terrible que nos sucedió, estamos comunicando indirectamente que sobrevivimos y que, habiéndolo integrado, ya no es necesario que nos impida seguir con nuestras vidas”.

    5. Niveles Jerárquicos de Defensa

    No todos los mecanismos de defensa son iguales y no todos son desadaptativos. De alguna manera y en algunas circunstancias, los mecanismos de defensa ayudan a una persona a sobrellevar la ansiedad y, por lo tanto, pueden considerarse saludables.

    De hecho, los médicos han producido una disposición jerárquica de los mecanismos de defensa que van desde adaptativos hasta inmaduros (Di Giuseppe & Perry, 2021).

    Niveles Jerárquicos de Defensa:

    Nivel de Defensa Mecanismos de Defensa Específicos
    Alta adaptabilidad Altruismo, Humor, Sublimación
    inhibiciones mentales Desplazamiento, Intelectualización Represión
    Distorsión de imagen menor Devaluación, Idealización, Omnipotencia
    Mayor distorsión de imagen Negación, Proyección, Racionalización
    Acción Actuar mal, Agresión pasiva
    Desregulación defensiva Proyección, Distorsión, Negación
    Adaptado de Cramer (2000).

    Aunque en un momento fue difamado e incapaz de ser probado científicamente, la perspectiva actual sobre la utilidad de los mecanismos de defensa es bastante diferente.

    “Más de medio siglo de investigación empírica ha demostrado el impacto del funcionamiento defensivo en el bienestar psicológico, la organización de la personalidad y el proceso-resultado del tratamiento” (Di Giuseppe & Perry, 2021, p. 1).

    Conclusión

    Los mecanismos de defensa son estrategias de afrontamiento. Implican una distorsión de la realidad que permite a un individuo navegar por una situación que provoca ansiedad.

    Inicialmente, los investigadores no quedaron impresionados con el concepto debido a las deficiencias metodológicas en la experimentación. Los procedimientos defectuosos no permitieron probar la noción de una manera que infundiera confianza.

    Sin embargo, al mismo tiempo, los médicos consideraron que los mecanismos de defensa eran una construcción válida y creíble. Ha jugado un papel importante en la terapia durante décadas.

    Los mecanismos de defensa se pueden organizar jerárquicamente, desde los que son adaptativos hasta los que reflejan estrategias inmaduras.

    Además, las estrategias de investigación modernas han sido más efectivas para probar hipótesis generadas por el concepto de mecanismos de defensa. Algunos resultados han sido persuasivos y se han convertido en principios centrales de la psicología cognitiva.

    Referencias

    Bowins, B. (2004). Mecanismos de defensa psicológica: una nueva perspectiva. Revista Americana de Psicoanálisis, 641-26.

    Cramer, P. (2000). Mecanismos de defensa en psicología hoy: más procesos para la adaptación. psicólogo estadounidense, 55(6), 637-646.

    Di Giuseppe, M. y Perry, JC (2021). La jerarquía de los mecanismos de defensa: evaluación del funcionamiento defensivo con las escalas de calificación de mecanismos de defensa Q-Sort. Fronteras en Psicología, 12718440.

    Freud, A. (1937). El ego y los mecanismos de defensaLondres: Hogarth Press e Instituto de Psicoanálisis.

    Freud, S. (1894). Las neuropsicosis de defensa. SE, 3: 41-61.

    Freud, S. (1896). Otras observaciones sobre las neuropsicosis de defensa. SE, 3: 157-185.

    Freud, S. (1933). Nuevas conferencias introductorias al psicoanálisis. WW Norton y compañía

    Lázaro, RS (2013). Cincuenta años de la investigación y teoría de RS Lazarus: un análisis de cuestiones históricas y perennes. Prensa de Psicología.

    Paulhus, DL, Fridhandler, B. y Hayes, S. (1997). Defensa psicológica: teoría e investigación contemporáneas. En R. Hogan, JA Johnson y SR Briggs (Eds.), manual de psicología de la personalidad (págs. 543-579). http://dx.doi.org/10.1016/B978-012134645-4/50023-8

    Sherman, DK y Hartson, KA (2011). Conciliar la autoprotección con la superación personal. Manual de Automejora y Autoprotección, 128128-151.

    Steele, CM (1988). La psicología de la autoafirmación: Mantener la integridad del yo. En L. Berkowitz (Ed.), Avances es la psicología social experimental (Vol. 21, págs. 261–302). Nueva York: Prensa Académica.

    Willer, R., Rogalin, CL, Conlon, B. y Wojnowicz, MT (2013). Género exagerado: una prueba de la tesis de la sobrecompensación masculina. Revista americana de sociología, 118(4), 980-1022.


    dave


    Dave Cornell (doctorado)


    El Dr. Cornell ha trabajado en educación durante más de 20 años. Su trabajo ha consistido en diseñar la certificación de docentes para el Trinity College de Londres y la capacitación en servicio para los gobiernos estatales de los Estados Unidos. Ha capacitado a maestros de jardín de infantes en 8 países y ayudó a hombres y mujeres de negocios a abrir centros para bebés y jardines de infancia en 3 países.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor del Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies