Estilo de apego ansioso-evitativo: 10 ejemplos y definición

El estilo de apego ansioso-evitativo se caracteriza por el miedo a la intimidad y la cercanía emocional, lo que genera malestar en las relaciones y una tendencia a mantener la distancia emocional.

El apego se refiere a un vínculo afectivo entre un individuo y una figura de apego, como un padre o un ser querido.

Este vínculo afectivo se caracteriza por una tendencia a “buscar y mantener la proximidad con una figura de apego específica, particularmente en momentos de angustia” (Hicks & Korbel, 2013).

Índice()

    Estilos de apego explicados

    Los tipos de apego se basan en la teoría del apego, la teoría psicológica, etológica y evolutiva que estudia los vínculos entre padres e hijos.

    Cuando fue formulada por primera vez por el psiquiatra y psicoanalista John Bowlby en la década de 1960 (y desarrollada por Mary Ainsworth), la teoría del apego solo se estudiaba con respecto a los bebés. En la década de 1980, la teoría se amplió para incluir a los adultos (Hazan y Shaver, 1987).

    Según la teoría del apego, los niños se apegan instintivamente a sus cuidadores (Bretherton, 1992). El objetivo biológico es la supervivencia y el objetivo psicológico es la seguridad (Schaffer, 2003).

    En consecuencia, se dice que los humanos tienen un sistema conductual de apego que trata de mantener la proximidad a la figura de apego (Prior & Glaser, 2006).

    Los cuatro estilos de apego adulto

    En términos generales, los estilos de apego adulto pueden definirse como “esquemas sociocognitivos de experiencias y sentimientos en las relaciones románticas” (Solomon & George, 2011, p. 346).

    En sus primeras etapas, la teoría del apego implicaba la identificación de diferentes estilos de apego en los bebés, pero desde entonces se ha desarrollado una taxonomía de los estilos de apego en adultos.

    Los investigadores suelen identificar cuatro patrones de apego principales en los bebés: seguro, inseguro-ambivalente, inseguro-evitativo y ansioso-evitativo (Hazan y Shaver, 1990).

    En el caso de los adultos, los principales estilos de apego correspondientes son seguro, ansioso-preocupado, desdeñoso-evitativo y temeroso-evitativo (también conocido como apego ansioso-evitativo).

    Los adultos con diferentes estilos de apego parecen tener diferentes creencias y patrones de comportamiento, especialmente en las relaciones románticas. El estilo de apego ansioso-evitativo es el tema principal de este artículo, pero primero definiré brevemente los otros estilos de apego adulto.

    • Apego seguro: Los niños con un patrón de apego seguro muestran una cantidad moderada de angustia cuando el cuidador se va, pero pueden recuperarse rápidamente cuando el cuidador regresa (Ainsworth, 1979). Estos niños se sienten protegidos por sus figuras de apego y parecen confiar en que el cuidador regresará. En el caso de los adultos, este estilo de apego se caracteriza por un bajo miedo al fracaso y una alta necesidad de logro (Elliot & Reis, 2003). Tales individuos son excelentes para resolver conflictos en las relaciones, evitan la manipulación, se sienten cómodos con la intimidad y perdonan rápidamente.
    • Apego ansioso-preocupado: Los adultos con este tipo de estilo de apego desean cercanía e intimidad, por lo que a menudo se vuelven demasiado dependientes de sus parejas. Como sugiere el nombre, estas personas generalmente tienen opiniones menos positivas sobre sí mismas y sus parejas. Suelen ser menos confiados y más emocionalmente expresivos (Sperling & Berman, 1994).
    • Apego desdeñoso-evitativo: Los adultos con este estilo de apego parecen evitar el apego por completo. Desean un alto nivel de independencia y parecen verse a sí mismos como autosuficientes. Suelen tener una baja opinión de las personas a las que perciben como dependientes de ellos y afrontan los conflictos distanciándose de ellos (Zahra, 2022).

    Finalmente, tenemos ansioso-evitativo, que es el tema de este artículo.

    Definición de estilo de apego ansioso-evitativo

    A primera vista, el estilo de apego ansioso-evitativo (temeroso-evitativo) parece contradictorio y, en cierto sentido, lo es: los adultos con este estilo de apego tienen sentimientos encontrados y necesidades encontradas con respecto a las relaciones románticas.

    Desean cercanía emocional e intimidad, pero se sienten incómodos cuando la tienen.

    Dan et al. (2020) sugieren que:

    “…la respuesta inicial a los estímulos emocionales de las personas con apego temeroso-evitativo está dominada por la evitación, en lugar de la ansiedad”.

    Además, tales individuos tienden a tener una perspectiva menos agradable de la vida en general. Su método preferido para lidiar con sus deseos conflictivos, al igual que los adultos desdeñosos y evitativos, es reprimir sus sentimientos (Bartholomew & Horowitz, 1991).

    En el caso de los bebés, al principio se pensó que un patrón de apego ansioso-evitativo era especialmente desconcertante. Estos bebés muestran poca emoción cuando su cuidador se va o regresa.

    Después de un interesante experimento que involucró el estudio de la frecuencia cardíaca de estos bebés, los investigadores ahora creen que los bebés ansiosos-evitativos sí tienen una respuesta emocional a las acciones del cuidador, simplemente no la expresan (Ainsworth & Bell, 1970; Sroufe & Aguas, 1977).

    Según Ainsworth et al. (2015), los bebés son ansiosos-evitativos si hay:

    “…evitación conspicua de la madre en los episodios de reencuentro que probablemente consistirán en ignorarla por completo, aunque puede haber algún desvío, desvío o alejamiento… Si hay un saludo cuando entra la madre, tiende a ser una mera mirada o una sonrisa... O el bebé no se acerca a su madre al reunirse, o se acercan de manera "abortiva" con el bebé pasando por delante de la madre, o tiende a ocurrir solo después de mucha persuasión... Si lo recogen, el el bebé muestra poco o ningún comportamiento de mantenimiento de contacto; tiende a no acurrucarse; él mira hacia otro lado y puede retorcerse para bajar”.

    Los adultos con este estilo de apego parecen tener los mismos problemas que estos niños: mientras que los adultos desdeñosos y evitativos a menudo pueden usar sus estrategias defensivas con resultados favorables, los adultos ansiosos y evitativos rara vez pueden hacerlo.

    Por ejemplo, Fraley y Shaver (1997) realizaron un experimento en el que pidieron a adultos que hablaran sobre la pérdida de su pareja.

    Las personas desdeñosas estaban tan angustiadas psicológicamente como los demás hasta que se les pidió que reprimieran sus pensamientos y sentimientos, después de lo cual pudieron disminuir sus sentimientos de angustia. Los individuos ansiosos por evitar no podrían hacer lo mismo.

    Ejemplos de estilo de apego ansioso-evitativo

    Niños con un patrón de apego ansioso-evitativo:

    • comportarse de manera conflictiva con su figura de apego (generalmente uno de sus cuidadores).
    • desean la cercanía y la comodidad de su cuidador, pero también les temen.
    • requieren ser vulnerables pero al mismo tiempo temer la vulnerabilidad.
    • a menudo carecen de límites personales.
    • no se sienta seguro o protegido.
    • pueden no expresar angustia, incluso cuando la sienten intensamente.
    • podrían ignorar a su cuidador cuando regresan después de dejarlos.

    Adultos con un estilo de apego ansioso-evitativo:

    • evitar la cercanía afectiva y la intimidad con su pareja sentimental, aunque lo deseen intensamente.
    • sentirse incómodo expresando emociones o siendo vulnerable.
    • tienen la necesidad o el deseo de expresar sus sentimientos.
    • Tienden a distanciarse de sus parejas románticas cuando se sienten incómodos.
    • Por lo general, confían menos en los demás y asumen lo peor de las intenciones de los demás.
    • Tienden a involucrarse en dinámicas de “empujar y tirar” y juegos manipulativos en las relaciones románticas (lo que significa que oscilan entre prestar atención e ignorar a sus parejas).

    Conclusión

    La teoría del apego es la teoría psicológica, etológica y evolutiva que estudia los vínculos emocionales entre los individuos y sus figuras de apego.

    Estas figuras de apego suelen ser los cuidadores en el caso de los niños y las parejas sentimentales en el caso de los adultos.

    Hay diferentes formas de categorizar los patrones o estilos de apego en humanos, y el apego ansioso-evitativo es uno de esos estilos.

    Este estilo de apego se caracteriza por deseos conflictivos y aversiones a la cercanía y la intimidad y, por lo tanto, a menudo puede conducir a una mayor cantidad de angustia psicológica.

    Referencias

    Ainsworth, MDS y Bell, SM (1970). Apego, exploración y separación: ilustrado por el comportamiento de niños de un año en una situación extraña. Desarrollo infantil, 41(1), 49–67. https://doi.org/10.2307/1127388

    Ainsworth, MDS, Blehar, MC, Waters, E. y Wall, SN (2015). Patrones de apego: un estudio psicológico de la situación extraña. Prensa de Psicología.

    Ainsworth, MS (1979). Apego bebé-madre. psicólogo estadounidense, 34, 932–937. https://doi.org/10.1037/0003-066X.34.10.932

    Bartolomé, K. y Horowitz, LM (1991). Estilos de apego entre adultos jóvenes: una prueba de un modelo de cuatro categorías. Revista de personalidad y psicología social, 61, 226–244. https://doi.org/10.1037/0022-3514.61.2.226

    Bretherton, I. (1992). Los orígenes de la teoría del apego: John Bowlby y Mary Ainsworth. Psicología del desarrollo, 28, 759–775. https://doi.org/10.1037/0012-1649.28.5.759

    Elliot, AJ y Reis, HT (2003). Apego y exploración en la edad adulta. Revista de personalidad y psicología social, 85, 317–331. https://doi.org/10.1037/0022-3514.85.2.317

    Fraley, RC y Shaver, PR (1997). Apego adulto y supresión de pensamientos no deseados. Revista de personalidad y psicología social, 73, 1080–1091. https://doi.org/10.1037/0022-3514.73.5.1080

    Hazan, C. y Shaver, P. (1987). El amor romántico conceptualizado como un proceso de apego. Revista de personalidad y psicología social, 52, 511–524. https://doi.org/10.1037/0022-3514.52.3.511

    Hazan, C. y Shaver, PR (1990). Amor y trabajo: una perspectiva teórica del apego. Revista de personalidad y psicología social, 59, 270–280. https://doi.org/10.1037/0022-3514.59.2.270

    Hicks, AM y Korbel, C. (2013). Teoría de apego. En MD Gellman y JR Turner (Eds.), Enciclopedia de medicina conductual (págs. 149–155). Saltador. https://doi.org/10.1007/978-1-4419-1005-9_939

    Prior, V. y Glaser, D. (2006). Comprender el apego y los trastornos del apego: teoría, evidencia y práctica. Editores Jessica Kingsley.

    Schaffer, Recursos Humanos (2003). Introducción a la psicología infantil. Wiley.

    Solomon, J. y George, C. (2011). Apego desorganizado y cuidado. Prensa Guilford.

    Sperling, MB y Berman, WH (1994). Apego en adultos: perspectivas clínicas y de desarrollo. Prensa Guilford.

    Sroufe, LA y Waters, E. (1977). El apego como construcción organizacional. Desarrollo infantil, 48(4), 1184–1199. https://doi.org/10.2307/1128475

    Zahra, FT (2022). Apego seguro y estilos de apego en las relaciones románticas. Revista del sur de Asia de ciencias sociales y humanidades, 3(5), artículo 5. https://doi.org/10.48165/sajssh.2022.3504


    tío


    Tio Gabunia (B.Arch, M.Arch)


    Tio Gabunia es un escritor académico y arquitecto con sede en Tbilisi. Ha estudiado arquitectura, diseño y urbanismo en la Universidad Técnica de Georgia y la Universidad de Lisboa. Ha trabajado en estos campos en Georgia, Portugal y Francia. La mayoría de los escritos de Tio se refieren a la filosofía. Otros escritos incluyen arquitectura, sociología, planificación urbana y economía.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor servicial implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies