Masculinidad hegemónica: 15 ejemplos, definición, estudios de casos

Las masculinidades hegemónicas representan las “normas masculinas” y las formas dominantes de “ser hombre” en una sociedad dada en un momento dado.

Las masculinidades hegemónicas se construyen social y culturalmente, son dinámicas y evolucionan con el tiempo.

Los ejemplos de masculinidad hegemónica en la cultura occidental tradicional incluyen la heterosexualidad, los comportamientos arriesgados, el heroísmo, la destreza física y la habilidad deportiva.

Índice()

    Definición de masculinidad hegemónica

    El concepto de “masculinidad hegemónica” fue acuñado por el sociólogo australiano RW Connell a fines de la década de 1980 como parte de su teoría social de las relaciones de género.

    En parte era una crítica a las teorías de género o roles sexuales, que conferían ciertos comportamientos y actitudes a hombres y mujeres basados ​​únicamente en su sexo (masculino o femenino).

    Connell tomó prestado el término gramsciano hegemoníaque se refiere a la dominación de la sociedad por parte de la clase dominante a través de medios ideológicos y culturales, y lo trasladó al análisis de las normas de género.

    Connell propuso una teoría en la que el género se construye social y culturalmente, como resultado de estructuras sociales más amplias, aprendidas a través de la socialización del género, y no solo como un producto de la biología o una cuestión de identidad personal.

    Las masculinidades hegemónicas pueden así definirse como aquellas ideologías que privilegian a algunos hombres asociándolos a ciertas formas de poder.

    Lo que hacen las masculinidades hegemónicas es definir formas exitosas y dominantes de “ser un hombre” y simultáneamente marcar otras formas menos dominantes de encarnar la masculinidad como inadecuadas o inferiores.

    Así, según Connell (1995) existen cuatro patrones predominantes de masculinidad en Occidente:

    • hegemonía,
    • subordinación,
    • complicidad, y
    • marginación

    Connell argumenta que la masculinidad hegemónica no es un tipo de carácter fijo que permanece igual, y es el mismo, en todas partes.

    Es más bien la masculinidad la que se posiciona como hegemónica. Y esta posición siempre puede ser impugnada (Connell, 1995).

    La masculinidad hegemónica no es la norma en el sentido en que la mayoría de la gente la encarna. Más bien, es una identidad social idealizada ya menudo inalcanzable que no necesariamente representa la vida cotidiana de los hombres.

    Ejemplos de masculinidad hegemónica

    Con el reconocimiento de que la masculinidad hegemónica difiere entre culturas y generaciones, los siguientes ejemplos de masculinidad hegemónica reflejan los ideales dominantes actuales de masculinidad en la cultura occidental.

    • Heterosexualidad: la masculinidad hegemónica contempla la heterosexualidad como la orientación sexual dominante, y los hombres homosexuales son vistos como pertenecientes a un tipo de masculinidad subordinada (Carrigan, Connell y Lee, 1987).
    • Tipo de cuerpo musculoso: quizás lo más importante, el ideal masculino hegemónico debe ser muy musculoso.
    • Estoicismo: los hombres deben estar callados y no mostrar emociones o de lo contrario se salen del ideal masculino.
    • Destreza física deportiva: los deportistas representan un tipo de masculinidad ligada a la fuerza física, que es el tipo de cuerpo masculino deseable. Las grandes estrellas del fútbol y los boxeadores a veces también pueden representar riqueza y poder, ambos vinculados a la masculinidad.
    • Asunción de riesgos: la masculinidad hegemónica conlleva prácticas de riesgo, que van desde conducir su motocicleta demasiado rápido hasta participar en deportes extremos como el salto base y el paracaidismo.
    • Fuerza política: Los hombres que ocupan cargos políticos pueden llegar a ser vistos como el masculino hegemónico en su sociedad debido al poder político que poseen. Un buen ejemplo aquí es Putin.
    • Estilo de liderazgo autocrático: el hombre fuerte autoritario populista puede ser visto como una persona que encarna el ideal hegemónico de masculinidad. Crean la sensación de un mundo en el que un hombre fuerte y poderoso impone el orden en el mundo sobre el que reinan.
    • Heroísmo: en Hollywood, el hombre masculino idealizado a menudo se presenta como el héroe que arrasa y salva el día por sí mismo.
    • Salud: en el campo de la salud, vemos el estereotipo masculino que evita pedir ayuda en temas relacionados tanto con el bienestar mental como físico, para no mostrar debilidad.
    • Prácticas de sostén económico: aunque de creación relativamente reciente, de mediados del siglo XIX, el papel a menudo inalcanzable del sostén de la familia se ha equiparado con la masculinidad hegemónica.
    • Trabajo manual: el declive de ciertas profesiones masculinas tradicionales, como la minería o el trabajo fabril, se ha relacionado con un declive de lo que se percibe como masculinidad hegemónica (Kimmel, 2013)
    • Mujer hermosa: El hombre masculino ideal es idealizado por otros hombres debido a su capacidad para atraer mujeres hermosas. Muestra su masculinidad al ser visto con mujeres hermosas.
    • Carros deportivos: Los autos rápidos y agresivos son adoptados por el hombre masculino idealizado por dos razones. Primero, representan el poder en forma de riqueza. En segundo lugar, representan la toma de riesgos y la adrenalina.
    • Dinero: El hombre masculino idealizado tiene acceso al dinero que, idealmente, adquirió a través de la conquista. Si bien en el pasado esto puede haber sido a través de la guerra, en estos días a menudo es a través de la destreza empresarial.
    • Energía: Muchos de los ejemplos anteriores apuntan a esta última idea. El hombre masculino hegemónico ostenta un poder incuestionable. Es la autoridad, con dinero y recursos, cuya posesión del poder lo convierte en el hombre idealizado.

    Estudios de caso del ideal hegemónico de masculinidad

    1. Masculinidad en el Deporte

    Se puede tomar a personalidades deportivas de una variedad de campos para representar muchos de los rasgos de la masculinidad hegemónica: fuerza física, éxito profesional y riqueza.

    Los medios de comunicación utilizan con frecuencia imágenes deportivas como una forma de representar la masculinidad hegemónica (Connell, 2005).

    Pero el deporte influye en la construcción de la masculinidad entre los niños y jóvenes.

    En un artículo de 1983, Connell habla de cuán central es la experiencia de los años escolares para muchos niños y cómo el aprendizaje de muchas prácticas de masculinidad hegemónica, como el poder, la fuerza, la fuerza e incluso los patrones de sexualidad, proviene de esa época.

    2. Personajes y actores de películas.

    Hay ciertos personajes de películas o actores que, a través del tiempo, han llegado a representar los valores de la masculinidad hegemónica.

    Desde actores como Clark Gable hasta Humphrey Bogard, Brad Pitt o Chris Hemsworth, pasando por personajes de cine como James Bond, Rambo, o superhéroes como Batman o Superman, todos forman parte del imaginario colectivo en materia de masculinidad.

    Lo que muestra la representación de la masculinidad normativa a través de personajes cinematográficos es la naturaleza dinámica y cambiante de lo que es “ser hombre”.

    La forma de vestir de estos actores y personajes de películas, su tipo de cuerpo o sus formas de hablar son diferentes, pero todos fueron tomados como ejemplos de la masculinidad hegemónica en la época en que vivieron.

    3. Políticos

    Al igual que en la industria cinematográfica, los hombres políticos también pueden encarnar y ser ejemplo de masculinidad hegemónica.

    Ser líder político se equipara con poder, liderazgo, jerarquía, subordinación y otros rasgos que pueden ser tomados como parte integrante de lo que representa “ser hombre”.

    Parte de este catálogo de hombres políticos que pueden representar la masculinidad normativa (por diferentes motivos) son el líder ruso Vladimir Putin, Donald Trump o Emmanuel Macron.

    Por el contrario, se puede considerar que políticos como Justine Trudeau y Barack Obama representan lo que se conoce como “nuevas masculinidades”: hombres progresistas que idealizan una masculinidad más suave e inclusiva y que abrazan el feminismo. Esto las convierte a la vez en una amenaza y en un objeto de desprecio para quienes idealizan las formas tradicionales de masculinidad hegemónica.

    4. Profesiones masculinas tradicionales

    Desde la década de 1980, una serie de profesionales masculinos tradicionales, como los mineros o los trabajos de fabricación, han ido en declive y algunos incluso han desaparecido.

    Esto ha sido tomado por algunos hombres como una amenaza a su identidad masculina, ya que representaban un tipo de trabajo que requería fuerza sobre el intelecto, que es otro rasgo típico de la masculinidad hegemónica.

    Pero no solo esto, el cambio de la naturaleza del mercado laboral, de trabajos manuales a de servicios, significó una fuerza laboral más feminizada y el ingreso masivo de mujeres a la economía formal.

    El resultado fue una gran cantidad de hombres desempleados, la progresiva desaparición del “modelo de familia sostén del pan” y la erosión de las identidades masculinas hegemónicas vinculadas a ganar y trabajar (Kimmel, 2013).

    5. Masculinidad hegemónica y desviación

    La evolución de los estudios de las masculinidades ha comenzado a señalar cómo estas formas dominantes y hegemónicas de “ser hombre” y las relaciones sociales basadas en valores patriarcales son perjudicial no sólo para las mujeres sino también para los hombres.

    La desviación es un fenómeno que se ha atribuido principalmente a los hombres, como lo demuestra el hecho de que son los más encarcelados.

    Sin embargo, desde el punto de vista de la masculinidad hegemónica, los hombres son vistos tanto como un riesgo para la sociedad (relacionado con la creación de identidades desviadas mediante la reproducción de rasgos normativos de masculinidad) como en riesgo por parte de la sociedad (posicionando a los hombres en lugares y espacios que los hacen más vulnerables a convertirse en víctimas). ).

    Conclusión

    En un orden social dado, la masculinidad hegemónica es la forma dominante de masculinidad que representa “lo que es ser hombre”, con características como fuerza física, dureza, agresividad, toma de riesgos, liderazgo y analfabetismo emocional en su núcleo.

    Las masculinidades hegemónicas están ligadas al tiempo y al contexto social en el que se producen, por lo que hay que pensarlas como evolutivas, no estáticas. Los valores de una sociedad en un momento determinado, el contexto económico y aspectos interseccionales como la raza, la posición social o la discapacidad juegan un papel en la construcción de las masculinidades.

    Referencias

    Connell, OR (1983) ¿Qué camino es hacia arriba? Boston: Allen & Unwin.

    Connell, RW (1995) masculinidades. Cambridge: Polity Press

    Crawshaw, P. & Scott-Samuel, A. (2014), Masculinidades, hegemonía y violencia estructural. Centro de Estudios de Cime y Justicia. 81(102)

    Kimmel, M. (2013). Hombres blancos enojados. Nueva York: Bold Type Books.

    Messerschmidt, J. W (1993). Masculinidades: crítica y reconceptualización de la teoría. Maryland: Editorial Rowman & Littlefield

    Scott, J. (2015) Un diccionario de Sociología. Londres: sabio


    rosa panades


    Rosa Panades (PhD)


    La Dra. Panades es una socióloga multifacética con experiencia trabajando en una variedad de campos, desde relaciones familiares hasta embarazo adolescente, vivienda, mujeres en la ciencia o innovación social. Ha trabajado en proyectos internacionales, europeos y locales, tanto en Reino Unido como en España. Tiene una mente inquisitiva y analítica y una pasión por el conocimiento, las cuestiones culturales y sociales.

    Rosa tiene un doctorado en Sociología en el tema de la paternidad joven de la Universidad de Greenwich, Londres.


    cris


    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor servicial implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies