Refuerzo No Contingente: Ejemplos, Pros y Contras

El refuerzo no contingente (NCR) es una estrategia de manejo del comportamiento que implica la entrega de un reforzador del comportamiento, independiente e independientemente del desempeño de un comportamiento específico.

A menudo se usa en entornos educativos, pero también se puede ver en la vida cotidiana.

En el salón de clases, el objetivo de NCR es proporcionar al estudiante una recompensa para que no sea necesario que se involucre en el comportamiento problemático habitual.

NCR es una estrategia de modificación del comportamiento en el análisis conductual aplicado (ABA). Aunque a menudo se usa para tratar a niños con problemas de aprendizaje, también se puede usar con otros estudiantes.

Sin embargo, este enfoque no incluye enseñar al estudiante comportamientos de reemplazo. Por lo tanto, se recomienda agregar un componente de instrucción con respecto a comportamientos alternativos y constructivos.

Índice()

    Refuerzo no contingente y análisis de comportamiento funcional (FBA)

    La clave para que NCR sea efectivo es saber la razón por la cual el estudiante está interrumpiendo. ¿Qué función cumplen sus acciones?

    A veces, un estudiante se porta mal porque se siente ansioso por una tarea, por lo que busca consuelo en el maestro. Debido a que pueden no tener las habilidades sociales para pedir ayuda, buscan ayuda siendo disruptivos.

    En otras circunstancias, la razón puede ser llamar la atención. Por ejemplo, un estudiante puede gritar las respuestas a las preguntas sin levantar la mano para que el maestro dirija su atención hacia él, lo que es muy reconfortante para el niño.

    En términos generales, el comportamiento disruptivo de un estudiante cumple una de cuatro funciones:

    • Para llamar la atención
    • Para escapar de una tarea o actividad
    • Para obtener acceso a un objeto buscado
    • Para obtener o bloquear la estimulación sensorial

    Para determinar el propósito del comportamiento, un equipo de profesionales (maestros, consejero escolar, psicólogo) realizará un análisis de comportamiento funcional (FBA).

    En algunos casos, el profesor puede necesitar realizar esta evaluación por su cuenta.

    Gresham et al. (2001) definen FBA como:

    “…una colección de métodos para recopilar información sobre antecedentes, comportamientos y consecuencias con el fin de determinar la razón (función) del comportamiento” (p. 158). El siguiente gráfico muestra los diferentes componentes de una FBA.

    Métodos de evaluación del comportamiento funcional en un cuadro, reproducido como texto en el apéndice

    Cuando se identifica la función del comportamiento problemático del estudiante, el maestro puede aplicar NCR para que el niño no necesite involucrarse en el comportamiento objetivo.

    O, si los recursos lo permiten, el equipo de FBA puede idear un plan de acción para reemplazar el comportamiento disruptivo con uno que sea más constructivo, llamado comportamiento de reemplazo.

    Ejemplos de refuerzo no contingente

    • Sentado al lado del maestro: Permitir que un estudiante de jardín de infantes se siente al lado del maestro le brinda atención continua al niño, lo que elimina su necesidad de involucrarse en un comportamiento disruptivo para llamar la atención.
    • Hora Designada para Atención Extra: Un maestro puede dedicar un período de tiempo específico para trabajar con un estudiante para brindarle la atención adicional que generalmente busca al ser disruptivo.
    • Lectura de cuentos antes de dormir: Todas las noches antes de acostarse, un padre lee a su hijo durante 10 a 15 minutos. Esto puede ayudar a prevenir comportamientos desafiantes a la hora de acostarse.
    • Pausas de movimiento: Darle a un estudiante que tiene dificultad para mantener su concentración un descanso de movimiento cada 20 minutos es un refuerzo, pero debe ocurrir independientemente de su comportamiento en la tarea o fuera de ella.
    • A cargo de distribuir folletos: Un maestro de escuela primaria reconoce la necesidad de un alumno de sentirse importante, por lo que les permite distribuir los folletos durante cada clase.
    • Reducción del habla repetitiva: Un estudiante con autismo a menudo se involucra en un discurso repetitivo (es decir, un discurso perseverante) para reducir su ansiedad durante ciertos tipos de lecciones. Por lo tanto, el maestro tiene la costumbre de dar palmaditas suaves en el hombro periódicamente al niño durante esas lecciones.
    • Aplicación de elogios verbales: Después de tomar notas detalladas, un maestro se da cuenta de que un estudiante tiene un comportamiento perturbador para llamar la atención cada 2 minutos. Por lo tanto, el docente ofrece al alumno elogios verbales aproximadamente cada 90 segundos.
    • En un entorno dental pediátrico: Un dispositivo de indicación automático preestablecido informa a los asistentes dentales que implementen un escape no contingente para su paciente autista cada 3 minutos. Esto reduce significativamente el llanto y los movimientos corporales (comportamientos de escape) durante los tratamientos dentales.
    • Aprobación de pares: El compañero de un estudiante disruptivo brinda su aprobación en forma de choques de palmas y choques de puños en intervalos aleatorios mientras trabajan juntos en un proyecto de clase.
    • Tiempo de conversación después de la escuela: Un padre pasa 10 minutos después de llegar a casa para dejar que su enérgico hijo hable sobre su día. Esto libera mucha energía acumulada en el niño y lo ayuda a relajarse.

    Pros y contras del refuerzo no contingente

    ventajas Contras
    Puede disminuir los comportamientos problemáticos sin abordarlos directamente Puede no apuntar a la causa raíz del comportamiento.
    Fácil de implementar, ya que no requiere estrategias complejas Puede no ser suficiente para comportamientos más severos o complejos
    Se puede aplicar en varios entornos y comportamientos. Puede no generalizar bien si el comportamiento problemático persiste
    Puede mejorar el estado de ánimo y el bienestar general del individuo. Puede conducir a la dependencia de recompensas externas
    Puede ayudar a fomentar un ambiente positivo y apoyar la motivación. Puede socavar la motivación intrínseca si se usa en exceso
    Adaptable a las necesidades de diferentes individuos. Puede no ser igualmente efectivo para todos los individuos.
    Puede ser efectivo para controlar comportamientos a corto plazo Puede no conducir a cambios duraderos en el comportamiento.

    ¿Qué tan efectivo es el refuerzo no contingente?

    Existe una gran cantidad de investigaciones que demuestran la alta eficacia de NCR en el tratamiento de personas con discapacidades de aprendizaje (Carr et al., 2009).

    La entrega de un reforzador independiente del comportamiento, la piedra angular de NCR, “da como resultado un efecto de tratamiento rápido y sólido” (p. 45).

    Según Carr et al. (2009), existen numerosas ventajas en el uso de NCR. Por ejemplo, NCR funciona con varios tipos de funciones (escape, atención, acceso), a través de numerosas conductas problemáticas (autolesión, agresión, fuga, habla extraña) y puede "reforzar la eficacia de otros tratamientos" (p. 46).

    Además, al examinar los resultados de 59 estudios, Carr y sus colegas pudieron evaluar la eficacia de la NCR de acuerdo con los estrictos criterios definidos por el Grupo de Trabajo sobre la Promoción y Difusión de Procedimientos Psicológicos (1995) de la División 12 de la American Psychological Asociación

    El grupo de trabajo identificó tres categorías de efectividad del tratamiento: bien establecido, probablemente eficaz y experimental.

    Los resultados revelaron que una versión de NCR "se consideró bien establecida" (p. 51), y otras dos versiones "se consideraron probablemente eficaces" (p. 51).

    Cómo aumentar la eficacia de NCR

    Al implementar un tratamiento NCR, hay varios elementos clave que pueden aumentar la efectividad de la intervención.

    • Ignore las instancias del comportamiento problemático: Dado que el comportamiento problemático de los estudiantes a menudo se realiza para llamar la atención del maestro, reaccionar ante el comportamiento disruptivo lo refuerza.
    • Entregar el refuerzo a tiempo: El uso de la alarma vibratoria en un teléfono celular asegurará que el reforzador se entregue en el intervalo de tiempo correcto.
    • Aumente la duración del intervalo gradualmente: Después de que el estudiante haya mostrado una reducción en el comportamiento problemático, aumente el intervalo necesario para recibir la NCR.
    • Volver al intervalo anterior: Si después de alargar el intervalo, el NCR ya no es efectivo, entonces regrese al intervalo anterior.
    • Ignore el comportamiento problemático al final de un intervalo: Si el problema de comportamiento ocurre al final del intervalo, ignórelo durante aproximadamente un minuto antes de entregar el NCR.

    Estudios de casos de refuerzo no contingente

    1. Programa de refuerzo no contingente

    Aunque el refuerzo no depende del comportamiento, aún puede aplicarse en un programa específico. Uno de los horarios más comunes es el intervalo fijo (FI).

    En un cronograma de FI, debe transcurrir un período de tiempo específico antes de que se entregue el refuerzo. Por ejemplo, con un horario FI-5, el refuerzo se entrega cada 5 minutos.

    Una vez que se ha identificado el comportamiento problemático, el maestro puede recopilar datos sobre la frecuencia con la que el comportamiento ocurre.

    En el ejemplo dado en la hoja de consejos, el maestro determinó que el estudiante se involucró en el comportamiento problemático 10 veces durante una lección de 60 minutos; aproximadamente cada 6 minutos.

    Por lo tanto, la maestra programó la alarma de su reloj para que vibre cada 5 minutos; luego se aplicó el reforzador.

    Después de 4 semanas, el maestro registró una disminución significativa en el comportamiento problemático, por lo que el programa de refuerzo se ajustó a FI-10.

    Se llama adelgazando el horario y ayuda al niño a volverse menos dependiente del refuerzo.

    2. Selectividad alimentaria y trastorno del espectro autista (TEA)

    Los niños con TEA tienen una alta incidencia de selectividad alimentaria (Schreck et al., 2004)lo que puede conducir a déficits nutricionales Bachmeyer, 2009) y comidas llenas de estrés para los miembros de la familia (Curtin et al., 2015).

    Luis et al. (2021) realizaron un estudio de caso sobre un niño de 4 años llamado Sam a quien se le había diagnosticado TEA.

    Sam solo consumía naranjas, plátanos, manzanas, una marca específica de pan y queso.

    Se determinó una tasa de referencia de aceptación de alimentos no preferidos. Durante la fase de tratamiento, a Sam se le presentaron alimentos no preferidos y se le dio acceso continuo y no contingente a videos de dibujos animados a través de una tableta.

    Cada una de las 21 sesiones duró 10 minutos y consistió en 10 ensayos de presentación de alimentos no preferidos.

    “Durante la primera línea de base, Sam se involucró en niveles altos a moderados de agresión y cero niveles de aceptación de alimentos. NCR resultó en una disminución de la agresión a niveles cercanos a cero y un aumento en la aceptación de alimentos a una media del 63 %, con cierta variabilidad en los datos” (p. 5).

    Como resultado de la intervención de NCR, Sam consumió 23 alimentos no preferidos, entre ellos: panqueques, pasta, hamburguesas de pollo y carne molida.

    3. NCR aplicado al Adiestramiento Animal

    El condicionamiento operante y varios programas de refuerzo se utilizan con frecuencia en el entrenamiento de animales. El refuerzo de comportamientos animales específicos ha demostrado ser bastante efectivo. Sin embargo, menos investigación ha implicado examinar la efectividad de NCR en la configuración del comportamiento animal.

    Pfaller-Sadovsky et al. (2922) examinaron los efectos de NCR en el comportamiento de 6 perros. El comportamiento objetivo fue pisar una alfombra que se colocó en la sala de estar de la casa del investigador.

    El comportamiento inicial y de tratamiento se evaluó mediante la codificación de sesiones grabadas en video.

    Se configuró un dispensador automático de alimentos para entregar una pequeña cantidad de alimentos en un horario fijo de 15 segundos (FT-15s).

    “Los resultados indicaron que NCR fue efectivo para reducir el comportamiento objetivo en tres de los seis perros” (p. 1).

    Los investigadores sugieren que la NCR puede no haber sido efectiva en tres de los perros porque el programa de refuerzo no fue lo suficientemente denso.

    Quizás “un programa más denso (p. ej., FT 7 s) podría haber producido una disminución en la respuesta” para los otros tres perros (p. 9).

    Conclusión

    El refuerzo no contingente (NCR) se refiere a la entrega de un reforzador que es independiente de un comportamiento específico. A diferencia de las prácticas de refuerzo típicas que implican recompensar las ocurrencias de un comportamiento específico, no existe conexión entre el comportamiento objetivo y la NCR.

    NCR se usa a menudo en el aula para abordar el comportamiento de búsqueda de atención de los estudiantes, que puede ser perjudicial.

    Al entregar un reforzador antes de que ocurra la conducta disruptiva, no hay necesidad de que el estudiante interrumpa; su necesidad de atención ya ha sido satisfecha.

    La eficacia de la NCR se puede mejorar ignorando el comportamiento problemático, utilizando una alarma para garantizar la entrega oportuna y alargando gradualmente el intervalo de tiempo para la entrega de la NCR.

    Una gran cantidad de investigaciones ha demostrado que varias versiones de NCR son altamente eficaces.

    Referencias

    Bachmeyer, MH (2009). Tratamiento de la ingesta alimentaria selectiva e inadecuada en niños: revisión y guía práctica. Análisis de comportamiento en la práctica, 2(1), 43–50. https://doi.org/10.1007/BF03391736

    Britton, Lisa y Carr, James y Landaburu, Heidi y Romick, Kimberlee. (2002). La eficacia del refuerzo no contingente como tratamiento para la estereotipia reforzada automáticamente. Intervenciones conductuales, 17, 93-103.

    Carr, JE, Severtson, JM y Lepper, TL (2009). El refuerzo no contingente es un tratamiento respaldado empíricamente para el comportamiento problemático exhibido por individuos con discapacidades del desarrollo. Investigación en discapacidades del desarrollo, 30(1), 44-57.

    Curtin, C., Hubbard, K., Anderson, SE, Mick, E., Must, A. y Bandini, LG (2015). Selectividad de alimentos, problemas de comportamiento a la hora de comer, estrés conyugal y elecciones de alimentos familiares en niños con y sin trastorno del espectro autista. Diario de
    Autismo y trastornos del desarrollo, 45
    (10), 3308–3315. https://doi.org/10.1007/s10803‐015‐2490‐x

    Gresham, F., Watson, T. y Skinner, C. (2001). Evaluación del comportamiento funcional: principios, procedimientos y direcciones futuras. Revista de psicología escolar, 30, 156-172. https://doi.org/10.1080/02796015.2001.12086106

    Luis, J., León, Y., & Campos, C. (2021). Evaluación adicional del refuerzo no contingente para tratar el comportamiento problemático a la hora de comer. Intervenciones conductuales, 36(2), 514-521.

    O'Callaghan, PM (2005). La eficacia del escape no contingente para disminuir el comportamiento disruptivo durante el tratamiento dental. Universidad Estatal de Luisiana y Colegio Agrícola y Mecánico.

    Pfaller-Sadovsky, N., Hurtado-Parrado, C. y Arnott, G. (2022). Los efectos del refuerzo no contingente en una respuesta arbitraria en perros domésticos (Canis lupus familiaris). Procesos de comportamiento, 203104770.

    Schreck, KA, Williams, K. y Smith, AF (2004). Una comparación de los comportamientos alimentarios entre niños con y sin autismo. Revista de autismo y trastornos del desarrollo, 34(4), 433–438.

    Grupo de Trabajo de Promoción de la Difusión de Procedimientos Psicológicos. (1995). Formación y difusión de tratamientos psicológicos empíricamente validados: Informe y recomendaciones. Psicología Clínica, 483–23.

    Tucker, M., Sigafoos, J. y Bushell, H. (1998). Uso de refuerzo no contingente en el tratamiento del comportamiento desafiante: una revisión y guía clínica. Modificación del comportamiento, 22529-547.

    Apéndice: Gráfico reproducido como texto

    Métodos de evaluación del comportamiento funcional:

    1. Métodos indirectos
    1.1 Listas de verificación de comportamiento y registros escolares
    1.2 Entrevistas y encuestas a profesores y padres

    2. Métodos Directos
    2.1 Observación naturalista descriptiva
    2.2 Forma de grabación ABC

    3. Análisis funcional experimental
    3.1 Identificar y manipular antecedentes desencadenantes
    3.2 Identificar y manipular las consecuencias de mantenimiento


    dave


    Dave Cornell (doctorado)


    El Dr. Cornell ha trabajado en educación durante más de 20 años. Su trabajo ha consistido en diseñar la certificación de docentes para el Trinity College de Londres y la capacitación en servicio para los gobiernos estatales de los Estados Unidos. Ha capacitado a maestros de jardín de infantes en 8 países y ayudó a hombres y mujeres de negocios a abrir centros para bebés y jardines de infancia en 3 países.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies