Reversibilidad (Psicología): Definición y 10 Ejemplos

La reversibilidad se refiere a la capacidad de revertir o deshacer mentalmente una acción, proceso u operación. Esto significa que un niño puede revertir mentalmente la secuencia de pasos de un proceso físico observado.

La reversibilidad es un concepto de la teoría del desarrollo cognitivo de Piaget. Según Piaget, los niños desarrollan la reversibilidad durante la etapa de operaciones concretas, que ocurre entre los 7 y los 12 años.

Índice()

    La reversibilidad en la psicología de Piaget

    Inhelder y Piaget (1958) proporcionan una definición de reversibilidad:

    “La reversibilidad se define como la posibilidad permanente de volver al punto de partida de la operación de que se trate” (p. 272).

    Unas pocas páginas más adelante proporcionan un ejemplo más abstracto:

    “Así, la reversibilidad característica de los sistemas concretos de relaciones consiste en la reciprocidad. Por ejemplo, una relación simétrica como A = B es idéntica a su recíproco B = A. Para las relaciones asimétricas, si A

    Por ejemplo, en la famosa tarea de conservación de líquidos, al niño se le muestran dos vasos que tienen la misma forma y tienen la misma cantidad de líquido.

    Luego, el niño observa cómo se vierte el contenido de un vaso en un vaso más alto y más delgado.

    Antes de que los niños puedan realizar la reversibilidad mental, dirán que el vaso más alto tiene más que el otro.

    Pero, cuando los niños mentalmente pueden revertir el vertido del líquido en el vaso más pequeño, dirán que el vaso más alto tiene la misma cantidad que el más pequeño.

    ¿A qué edad y etapa de desarrollo desarrollan los niños la reversibilidad?

    La mayoría de los niños desarrollarán la reversibilidad en la etapa operativa concreta de Piaget, que dura entre los 7 y los 11 años.

    Los niños en esta etapa desarrollan un razonamiento cada vez más avanzado. Su pensamiento se vuelve mejor organizado, más lógico y metódico.

    Pueden aplicar las reglas de la lógica a los objetos físicos y representarlos mentalmente.

    Sin embargo, los niños todavía luchan con el razonamiento abstracto.

    La etapa operativa concreta sirve como transición entre las etapas preoperacional y operativa formal. Aunque la secuencia de etapas es invariable, los niños pasan por las etapas a ritmos diferentes.

    Ejemplos de reversibilidad

    • La tarea de las bolas de arcilla: Un niño ve dos bolas de arcilla que tienen exactamente la misma forma y masa. Una bola está aplanada. Si un niño puede realizar la reversibilidad, dirá que ambos aún representan la misma cantidad de arcilla.
    • Verter el jugo de nuevo en el cartón: Para los niños que pueden realizar la reversibilidad, entenderán que si vierten demasiado jugo en su vaso, es posible que vuelvan a verter un poco en el cartón.
    • La tarea del número: Un niño ve dos filas de botones. Cada fila tiene 5 botones igualmente espaciados. Una fila se extiende un poco. Si un niño es capaz de reversibilidad, reconocerá que cada fila todavía tiene la misma cantidad de botones. El niño empujará mentalmente los botones a sus posiciones originales, lo que demuestra que cada fila tiene el mismo número. Este video demuestra esta tarea a partir de las 0:38.
    • Ser capaz de arreglar un juguete roto: Cuando un niño muy pequeño rompe un juguete, como arrancar una rueda de un camión, inmediatamente lo llevará al adulto más cercano para que lo arregle. Sin embargo, a medida que los niños crecen, entienden que pueden arreglar el juguete ellos mismos invirtiendo la secuencia que ocurrió cuando se rompió.
    • La tarea de longitud: Un niño ve dos palos de igual longitud sobre una mesa. Se colocan en paralelo uno al lado del otro para que los extremos coincidan. Luego, un palo se mueve hacia la izquierda para que los extremos ya no coincidan. Un niño que puede invertir mentalmente el movimiento de ese palo dirá que los palos son iguales. Pero, un niño que no puede realizar esta inversión mental dirá que un palo es más largo que el otro. Este video demuestra esta tarea a partir de 1:18.
    • Aritmética reversible: Existen operaciones reversibles en ecuaciones algebraicas y aritmética simple. Por ejemplo, enseñarle a un niño que 2 + 3 = 5 se puede revertir a 5 – 3 = 2 puede parecer bastante simple para un adulto, pero puede ser un verdadero desafío para los niños que recién comienzan a adquirir el pensamiento de reversibilidad.
    • Tarea de Conservación del Área: Muéstrele a un niño dos conjuntos de 6 cuadrados de papel verde, cada conjunto dispuesto de la misma manera. Al lado de cada juego hay una foto de una vaca. Explique que la vaca quiere comer la hierba (cuadrados verdes). Si extiende un poco un conjunto de cuadrados, un niño que no puede realizar la reversibilidad mental pensará que la vaca tiene más pasto para comer. Sin embargo, si el niño puede revertir la acción de esparcir, comprenderá que la cantidad total de césped no ha cambiado en absoluto. Este video muestra una forma diferente de probar la conservación del área.
    • Jugando con cubos de hielo: Una actividad para ayudar a los niños a comprender la reversibilidad consiste en dejarles observar cómo se derriten los cubitos de hielo en un vaso con el tiempo. Luego, deje que el niño vierta el agua en una cubitera y vuelva a colocarla en el congelador. Esto les permitirá ver la reversibilidad usando un ejemplo concreto.
    • Comprender la correlación y la causalidad: Que se le diga que el factor X está correlacionado, pero que no causa el factor Y, requiere un pensamiento de reversibilidad. Una persona necesita pensar en la dirección de la relación causal y que el factor X debe preceder al factor Y. La incapacidad de participar en la reversibilidad no permitirá ese análisis.
    • La tarea del peso: Coloque dos bolas de plastilina de igual masa y forma en una balanza. Señale que la balanza está equilibrada. Luego, saque una bola y aplánela. Si un niño puede realizar el pensamiento de reversibilidad, entonces dirá que la balanza aún estará equilibrada si coloca la bola aplanada en la balanza.

    Estudios de casos de reversibilidad

    1. Reversibilidad y CI

    Según Marwaha et al. (2017), el progreso a través de las etapas cognitivas de Piaget debería estar directamente relacionado con el coeficiente intelectual de los niños.

    Marwaha et al. (2017) examinó la relación entre el CI y tres habilidades cognitivas: centrado, egocentrismo y reversibilidad.

    Los participantes incluyeron 300 niños en Delhi, India. Los investigadores se centraron en las edades de 4 a 7 años en un intento por identificar el surgimiento de las tres habilidades cognitivas.

    El coeficiente intelectual se evaluó mediante la prueba del tablero de formularios de Seguin.

    Para evaluar la reversibilidad, se presentaron al niño dos gusanos de arcilla de igual longitud y cantidad. Después de que el niño indicó que los gusanos tenían la misma cantidad de arcilla, uno cambió a una forma ondulada.

    Se volvió a preguntar al niño si ambos gusanos aún tenían la misma cantidad de arcilla.

    Si el niño respondió afirmativamente, indicó que pudo revertir el cambio del gusano ondulado a su forma inicial.

    Casi todos los niños no demostraron reversibilidad. Sin embargo, con respecto al centrado y la reversibilidad, los investigadores afirman que:

    “Hubo una reducción gradual en la prevalencia de estas características con el aumento de la edad de 4 a 7 años” (p. 115).

    2. Comprender las relaciones familiares

    Enseñar a los niños sobre las relaciones entre parientes es un desafío para los niños que aún no son capaces de pensar en reversibilidad.

    Por ejemplo, preguntarle a un niño si tiene un tío puede ser fácil de responder. Pero, si la pregunta se formula al revés, se vuelve mucho más difícil.

    Por lo tanto, preguntarle al mismo niño si su tío tiene una sobrina/sobrino a menudo dará lugar a una mirada desconcertada, o tal vez incluso a una respuesta incorrecta.

    Este video muestra a un niño de 9 años que puede realizar reversibilidad, pero requiere un poco de reflexión.

    Sin embargo, el niño más pequeño en este video aún no ha adquirido el pensamiento de reversibilidad y, por lo tanto, da una respuesta incorrecta.

    Si tuviéramos que examinar este último video desde un punto de vista más crítico, podríamos generar algunas explicaciones alternativas para el error del niño. ¿Algunas ideas?

    3. Enseñanza sobre la granja a la mesa

    Hay muchas maneras de ayudar a los niños a desarrollar la capacidad de realizar el pensamiento reversible. Este ha sido un enfoque particular en la enseñanza de las matemáticas y los principios de la termodinámica porque los estudiantes a menudo tienen grandes dificultades en estos temas.

    Sin embargo, la reversibilidad es un concepto valioso que también se puede aplicar a temas como la agricultura, la sostenibilidad y la apreciación de los alimentos.

    Es importante que los niños entiendan de dónde viene su comida.

    En lugar de simplemente verlo aparecer mágicamente en su plato tres veces al día, ayudarlos a comprender el proceso de cómo sucede eso inculcará una mayor apreciación por el medio ambiente y las prácticas sostenibles.

    Es por eso que muchas escuelas hacen que los niños participen en proyectos de la granja a la mesa, para que puedan ver el proceso. detrás del resultado final. Eso a menudo comienza con un video corto que explica el proceso.

    Esta es una forma de pensamiento de reversibilidad que puede no ayudar a un niño a resolver una ecuación algebraica, pero lo ayudará a desarrollar el pensamiento de reversibilidad en un contexto ambiental.

    4. Reversibilidad en programadores de computadoras

    La programación de computadoras requiere habilidades de razonamiento avanzadas y la capacidad de pensar de manera abstracta, un atributo que no es común entre todos los estudiantes de ciencias de la computación.

    Como pregunta Kramer (2007):

    “¿Qué es lo que hace que los buenos estudiantes sean tan capaces? ¿Qué les falta a los más débiles? ¿Es algún aspecto de la inteligencia? Creo que la clave está en la abstracción: la capacidad de realizar un pensamiento abstracto y exhibir habilidades de abstracción” (p. 37).

    Lister identifica la reversibilidad como una de las habilidades clave del razonamiento abstracto. Ilustra el punto con un problema de codificación simple que requiere que el programador invierta la operación de una matriz.

    El programador novato sin reversibilidad podría aplicar "cambios de código aleatorios y numerosas ejecuciones de prueba" (p. 15).

    Por el contrario, un novato experto resolverá el problema aplicando la reversibilidad. No hay necesidad de cambios de prueba y error en el programa.

    En cambio, el novato con reversibilidad, “después de inspeccionar el código dado, produjo una solución correcta casi de inmediato” (p. 16).

    Lister reconoce que los profesores tienden a “hablar de los programas en términos de razonamiento operativo formal”. Pero muchos estudiantes “tienden a razonar en una forma preoperacional” (p. 17).

    ¿La solución? Desarrollar “un enfoque pedagógico informado por la teoría neopiagetiana” (p. 17).

    Conclusión

    El pensamiento de reversibilidad es la capacidad de revertir mentalmente operaciones o un proceso. Es una de las habilidades cognitivas más difíciles de desarrollar, pero es esencial para las matemáticas y materias avanzadas como la física, la termodinámica y la programación informática.

    Piaget y otros han desarrollado varias formas de evaluar el pensamiento de reversibilidad en niños pequeños. Los procedimientos consisten básicamente en presentar al niño un conjunto de objetos iguales y luego transformar uno.

    Los niños que tienen la capacidad de realizar la reversibilidad pueden rebobinar mentalmente el proceso de transformación y ver que el objeto transformado puede volver a su forma original.

    Algunos educadores han lamentado la dificultad de enseñar a los estudiantes el pensamiento de reversibilidad en materias más avanzadas como la programación. Este tipo de razonamiento abstracto puede simplemente estar más allá de las habilidades de un cierto porcentaje de estudiantes.

    Referencias

    Inhelder, B. y Piaget, J. (1958). El crecimiento del pensamiento lógico de la niñez a la adolescencia (A. Parsons y S. Milgram, Trans.). NY NY: Libros básicos. (Obra original publicada en 1955).

    Kramer, J. (2007). ¿Es la abstracción la clave de la informática? Comunicaciones de la ACM, 50(4), 36-42.

    Lister, R. (diciembre de 2011). Formas de razonamiento concretas y otras neopiagetianas en el programador novato. En Serie de conferencias sobre investigación y práctica en tecnologías de la información..

    Marwaha, S., Goswami, M. y Vashist, B. (2017). Prevalencia de los Principios de la Teoría de Piaget en Niños de 4 a 7 años y su Correlación con el CI. Revista de investigación clínica y diagnóstica: JCDR, 11(8) doi: https://doi.org/10.7860/JCDR/2017/28435.10513

    Piaget, J. (1952). La concepción del niño del número.. Londres: Routledge & Kegan Paul Ltd.

    Piaget, J. (1959). El lenguaje y el pensamiento del niño: Obras escogidas vol. 5. Routledge, Londres.

    Piaget, J. (1964). Parte I: Desarrollo cognitivo en niños: Piaget desarrollo y aprendizaje. Revista de Investigación en Enseñanza de las Ciencias, 2, 176-186. https://doi.org/doi:10.1002/tea.3660020306

    Watanabe, N. (2017). Adquirir el concepto de conservación de números, longitudes y líquidos de Piaget como un juego ordinario. Revista de Psicología Educativa y del Desarrollo, 7(1). 210-217. https://doi.org/10.5539/jedp.v7n1p210


    dave


    Dave Cornell (doctorado)


    El Dr. Cornell ha trabajado en educación durante más de 20 años. Su trabajo ha consistido en diseñar la certificación de docentes para el Trinity College de Londres y la capacitación en servicio para los gobiernos estatales de los Estados Unidos. Ha capacitado a maestros de jardín de infantes en 8 países y ayudó a hombres y mujeres de negocios a abrir centros para bebés y jardines de infancia en 3 países.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor servicial implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies