Teoría de los incentivos de la motivación: ejemplos y fácil definición

La teoría de los incentivos de la motivación sugiere que los humanos están motivados por incentivos en forma de recompensas y castigos.

Esta teoría es una teoría conductista, respaldada por la investigación de académicos como Edward Thorndike y BF Skinner. Tales teóricos demostraron que las recompensas (como los elogios) y los castigos (como la eliminación de la comida) pueden motivar tanto a los humanos como a los animales a realizar tareas cuando se les ordena.

Tal comprensión continúa utilizándose en la educación y el entrenamiento, desde dar recompensas simbólicas por el entrenamiento para ir al baño hasta golosinas cuando se entrena a un perro.

Índice()

    Descripción general de la teoría de los incentivos

    La teoría de los incentivos de la motivación enfatiza la importancia de los estímulos externos (en términos sencillos, incentivos, recompensas, desincentivos y castigos) para motivar a las personas a la acción.

    A diferencia de otras teorías de la motivación que se enfocan en factores internos como los instintos (ver: teoría del instinto) o la excitación (ver: teoría de la excitación), la teoría de los incentivos propone que las personas son impulsadas principalmente por la anticipación de recompensas externas o la evitación de resultados negativos.

    La idea clave de esta teoría es que estamos motivados para realizar comportamientos que conducirán a resultados personalmente deseables o evitar comportamientos que conduzcan a resultados personalmente indeseables.

    Una de las figuras más influyentes en el desarrollo de la teoría de los incentivos es BF desollador (1904-1990). Skinner propuso el concepto de condicionamiento operante, que afirma que las conductas voluntarias se aprenden y mantienen a través de sus consecuencias.

    Su trabajo con ratas y palomas demostró que las recompensas (refuerzos) fortalecen los comportamientos deseados en los animales, mientras que los castigos debilitan los comportamientos indeseables.

    Sobre la base de Skinner, Eduardo Thorndike (1874-1949), uno de los primeros psicólogos del comportamiento, demostró la Ley del Efecto. Esta ley establece que es probable que se repitan los comportamientos que resultan en resultados satisfactorios. Del mismo modo, es menos probable que se repitan los comportamientos que conducen a resultados desagradables.

    casco clark (1884-1952), otro psicólogo influyente, propuso la teoría de la reducción de los impulsos, que sugiere que los individuos están motivados para participar en comportamientos que reducen los impulsos o necesidades internas.

    Hull demostró que los incentivos externos pueden influir en la motivación al reducir la incomodidad o la tensión causada por las necesidades no satisfechas.

    Componentes clave de la teoría de los incentivos de la motivación

    1. Incentivos: Los incentivos son los estímulos externos o recompensas que influyen en el comportamiento. Pueden ser positivos (conocidos como refuerzos positivos) o negativos (conocidos como refuerzos negativos). Los incentivos pueden incluir recompensas tangibles como dinero, premios y tiempo libre, así como recompensas intangibles como satisfacción, orgullo o una sensación de logro.

    2. Expectativa: La expectativa se refiere a la creencia de un individuo acerca de su capacidad para lograr un resultado específico. En el contexto de la teoría de los incentivos, la expectativa juega un papel crucial en la motivación porque es probable que las personas solo realicen una tarea si creen que el incentivo está a su alcance.

    3. Valencia: La valencia se refiere al atractivo percibido o aversión de un resultado. En otras palabras, cuanto más fuerte sea la recompensa o el castigo, mayor será su valencia.

    4. Establecimiento de objetivos: La teoría del incentivo postula que establecer metas específicas, desafiantes y alcanzables puede aumentar la motivación. Se cree que es más probable que los individuos se esfuercen por alcanzar las metas que perciben como deseables y alcanzables.

    Ejemplos de teoría de incentivos

    1. Logro académico: Un estudiante trabaja duro para estar entre los tres mejores promedios de calificaciones de su clase; son recompensados ​​con horas extra de tiempo libre o recreo.
    2. Cumplimiento de la ley: Una persona tiene la oportunidad de llevarse algo gratis en una tienda y elige no infringir la ley por temor a ser sancionado por robar.
    3. Ambición deportiva: Un equipo deportivo quiere ganar un trofeo por su desempeño, por lo que entrena muy duro para tener éxito durante su temporada.
    4. Incentivo del niño: A un niño se le dice que si se porta bien y hace algo bien, recibirá una calcomanía. El niño se comporta para recibir la recompensa.
    5. Avance profesional: Un empleado de oficina en una empresa quiere ser ascendido, por lo que dedica más tiempo a la oficina y se esfuerza más en sus proyectos relacionados con el trabajo.
    6. Disciplina en el aula: Un estudiante no quiere que lo envíen a la oficina del director por portarse mal en clase, así que ajusta su comportamiento y sigue las reglas de la clase.
    7. Dominio del idioma: Un trabajador extranjero que vive en Taiwán debe aprobar una prueba de idioma para ser contratado por una empresa. Estudian 5 horas todos los días para aprender el idioma y aprobar el examen.
    8. Seguridad en el empleo: Un empleado de una empresa no sale temprano del trabajo. Ellos eligen seguir las reglas para que no sean despedidos del trabajo.
    9. Devolución oportuna: Una persona alquila herramientas eléctricas en una ferretería. No quieren incurrir en cargos por pagos atrasados, por lo que devuelven las herramientas eléctricas en la fecha correcta.
    10. Incentivo de pérdida de peso: A una persona se le ofrece una recompensa económica para perder peso. Van al gimnasio, hacen ejercicio y adelgazan para sentirse más seguras de su cuerpo y obtener la recompensa.

    Críticas a la Teoría del Incentivo de la Motivación

    Si bien la teoría del incentivo de la motivación se anuncia como una psicología conductual innovadora y sus aplicaciones han sido aceptadas en múltiples campos de estudio, ha sido muy criticada por varias razones.

    En primer lugar, parece centrarse estrictamente en los factores externos que afectan el comportamiento y, a menudo, ignora los numerosos factores internos que impulsan el comportamiento (p. ej., las emociones, el sistema de valores personales de una persona y las creencias culturales).

    En segundo lugar, lo que motiva a una persona no necesariamente motiva a todas las personas. Existe una diversidad en la motivación humana, y muchas teorías de motivación de incentivos simplifican demasiado el comportamiento humano.

    En tercer lugar, los incentivos solo pueden ser efectivos a corto plazo. Gneezy et al. (2011) afirma:

    “En la literatura emergente sobre el uso de incentivos para cambios en el estilo de vida, los incentivos lo suficientemente grandes funcionan claramente a corto plazo e incluso a mediano plazo, pero a largo plazo el cambio deseado en los hábitos puede volver a desaparecer”. (pág. 206).

    Probablemente esto se deba a que las recompensas extrínsecas se desvanecen, especialmente cuando la persona que recibe las recompensas está saciada o acostumbrada a la recompensa, mientras que la motivación intrínseca (hacer algo por el placer de la tarea) es más sostenible.

    En cuarto lugar, el uso de incentivos puede tener efectos adversos. Por ejemplo, incentivar a una persona para que estudie con golosinas deseables pero poco saludables puede alentarla a estudiar, pero puede provocar problemas de salud en el futuro.

    Incentivo vs Instinto Teorías de la Motivación

    La teoría del incentivo a menudo se contrasta con la teoría del instinto. Las dos teorías describen la motivación desde diferentes perspectivas.

    Mientras que la teoría de los incentivos se centra en acciones conscientes y deliberadas que están bajo el control humano, la teoría del instinto es de naturaleza más determinista y argumenta que nuestras motivaciones se basan en deseos humanos innatos que hemos desarrollado a lo largo de generaciones de evolución.

    Por ejemplo, la teoría del instinto podría sostener que principalmente estamos impulsados ​​a realizar acciones en función de nuestra estructura biológica: un gato perseguirá a un ratón no porque quiera, sino porque es hecho para hazlo. El gato no puede ayudarse a sí mismo.

    Por el contrario, la teoría de los incentivos sostiene que el gato perseguirá al ratón basándose en procesos de pensamiento racional: el incentivo para atrapar al ratón es la comida. Si el gato está saciado, puede optar por no perseguir al ratón en absoluto.

    Para obtener más información sobre la teoría del instinto, visite mi artículo sobre los instintos en la motivación.

    A continuación se muestra una breve tabla resumen que contrasta las dos teorías:

    Factor Teoría del incentivo de la motivación Instinto Teoría de la Motivación
    Enfoque primario Estímulos externos (incentivos, recompensas) Comportamientos innatos, biológicamente determinados.
    teóricos BF Skinner, Edward Thorndike, Clark Hull, Leon Festinger William James, William McDougall, Sigmund Freud
    Base para la motivación Anticipación de recompensas o evitación de resultados negativos. El grado de impulso por la recompensa puede verse afectado por la valencia de la recompensa o el grado de habituación y saturación. Estamos motivados por patrones de acción fijos que están preprogramados en nuestras mentes a través de años de evolución. Nuestras motivaciones tienden a ser automáticas y basadas en respuestas no aprendidas a los estímulos, por ejemplo, una serpiente no necesita aprender a cazar.
    Aprendiendo & Adaptabilidad La motivación puede ser aprendida, adaptada y moldeada por las experiencias y el entorno. Como resultado, las recompensas y los castigos motivadores pueden utilizarse como base para la enseñanza. La motivación está predeterminada y no está sujeta a cambios. Nuestro impulso está determinado biológicamente.
    Agencia Los tomadores de decisiones tienen agencia para elegir participar en un comportamiento (o no) en función de la deseabilidad de la recompensa o el deseo de evitar una consecuencia adversa. Carecemos de agencia porque nuestros impulsos innatos, por comida, refugio, protección, comunidad, sexo, etc., no pueden negarse. Nuestros cerebros están conectados para buscarlos.

    Conclusión

    La teoría de los incentivos de la motivación continúa utilizándose en una variedad de campos, desde la educación hasta la crianza de los hijos y las políticas públicas. Si bien tiende a ser una estrategia altamente efectiva a corto plazo, sus efectos y consecuencias a largo plazo (debido a su falta de brújula moral) significan que a menudo se ridiculiza como una curita en lugar de una solución a la desmotivación.

    Referencias

    Berridge, KC (2000). Recompensar el aprendizaje: Refuerzo, incentivos y expectativas. Libros electrónicos de Elsevier, 223–278. https://doi.org/10.1016/s0079-7421(00)80022-5

    Gneezy, U., Meier, S. y Rey-Biel, P. (2011). Cuándo y por qué los incentivos (no funcionan) para modificar el comportamiento. Revista de perspectivas económicas, 25(4), 191–210. https://doi.org/10.1257/jep.25.4.191

    Jeffery, OR (2012). Incentivos económicos y control de peso. Medicina Preventiva, 55, S61 -S67. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2011.12.024

    Krishnan, I. (2014). Una revisión de la 'Teoría del refuerzo de la motivación' de BF Skinner. Revista de Investigación en Metodología Educativa. 5. Consultado el 4 de abrilel2023 de https://www.researchgate.net/publication/306091479

    Liu, W. y Liu, Y. (2022). El impacto de los incentivos en el desempeño laboral, el ciclo económico y la salud de la población en las economías emergentes. Fronteras en Salud Pública, 9. Doi: https://doi.org/10.3389/fpubh.2021.778101

    Saracho, ON (2021). Teorías del desarrollo infantil y su impacto en la educación y el cuidado de la primera infancia. Revista de educación de la primera infancia, 51(1), 15–30. https://doi.org/10.1007/s10643-021-01271-5


    Gregorio


    Gregorio Pablo C. (MA)


    Gregory Paul C. es un educador licenciado en estudios sociales y ha estado enseñando ciencias sociales de alguna manera durante 13 años. Actualmente trabaja en la universidad en un departamento internacional de artes liberales enseñando estudios interculturales en la región de Chuugoku de Japón. Además, administra programas semestrales de estudio en el extranjero para estudiantes japoneses y los prepara para los desafíos que pueden enfrentar al vivir en varios países a corto plazo.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies