10 ejemplos de preguntas de doble cañón

Una pregunta doble es una pregunta única que contiene dos preguntas dentro de ella.

Como resultado, “los encuestados deben responder dos preguntas con una respuesta” Bradburn et al. (2004, pág. 142).

El desafío de una pregunta de doble sentido es que puede ser difícil de responder e incluso puede estar diseñada para causar confusión en alguien o hacer que tenga un lapsus.

Las preguntas dobles pueden ocurrir en una encuesta, un cuestionario, un inventario de personalidad o una entrevista.

Este tipo de instrumentos de medición se utilizan en una gama muy amplia de situaciones, desde encuestas de opinión política hasta encuestas de satisfacción del cliente, desde estudios de mercado hasta evaluaciones de personalidad y entrevistas laborales.

Índice()

    Ejemplos de Preguntas de Doble Barril

    • Evaluaciones del curso: Al final del período académico, los estudiantes tienen la oportunidad de evaluar el curso y el instructor. Ojalá no aparezca esta pregunta: ¿Cómo calificaría este curso y la efectividad del profesor como docente?
    • Calificación de un restaurante: A veces, los restaurantes tienen pequeñas tarjetas en la mesa para que los clientes puedan expresar su opinión. Desafortunadamente, puede aparecer la siguiente pregunta: Volveré aquí porque el servicio es muy bueno.
    • Software de evaluación: En una escala del 0 al 10, ¿cómo calificaría la calidad y la facilidad de uso de nuestro software? Obviamente, esta pregunta se refiere a dos cosas: la calidad del software y la facilidad de uso. Algunos programas pueden ser geniales, pero descubrir cómo usarlos puede ser una pesadilla.
    • En Satisfacción Laboral: Indique en qué medida está de acuerdo o en desacuerdo con la siguiente afirmación sobre su trabajo:
      Me encanta trabajar aquí porque todos se llevan muy bien. Es posible que todos se lleven bien, pero es posible que a una persona no le guste trabajar en esa empresa. También es posible que a una persona le encante trabajar para esa empresa, pero no porque la gente se lleve bien (tal vez la paga sea increíblemente buena).
    • Calificación del progreso del estudiante: Los maestros a menudo califican el progreso de sus alumnos completando un formulario estandarizado. Una pregunta podría ser: El estudiante está motivado y muestra interés en cada lección. Luego, el maestro indica en qué medida la declaración refleja el comportamiento del estudiante. El único problema es que un estudiante puede estar motivado pero solo mostrar interés en algunos tipos de lecciones.
    • Durante una entrevista de trabajo: Al director de recursos humanos le gusta hacer la siguiente pregunta a los solicitantes: ¿Es usted un empleado que será leal a la empresa y trabajará los fines de semana? ¿Es posible ser leal pero también tener límites firmes con respecto a no trabajar en tus días libres?
    • En una cita: ¿Serás siempre un caballero y me abrirás la puerta? Responder a esa pregunta puede ser arriesgado. El problema es que ser un caballero se puede expresar de muchas maneras, pero no necesariamente incluyen abrir puertas.
    • Reseñas de productos: A algunas empresas les gusta enviar una encuesta a los nuevos clientes. Un elemento de la encuesta podría preguntar: ¿Está satisfecho con su compra y es probable que la recomiende a otros? Esta es una pregunta doble porque le pregunta al cliente si está satisfecho con su compra y también si recomendaría el producto a otros.
    • El gerente sincero: A veces, un gerente bien intencionado circulará por el restaurante y preguntará a los clientes sobre su experiencia. Es una encuesta informal, por supuesto, e incluye preguntas como: ¿Está disfrutando de su comida y servicio esta noche? Afortunadamente, en este contexto, los clientes pueden diseccionar fácilmente la pregunta y proporcionar una respuesta a cada componente.
    • El abogado inteligente: A veces, un abogado intenta hacer tropezar a un testigo haciéndole preguntas confusas o desafiantes. Por ejemplo: ¿Puede decir honestamente que no sabía que el artículo había sido robado cuando lo encontró y trató de vendérselo a su vecino? Por supuesto, el abogado de la otra parte puede objetar por tratarse de una pregunta compuesta.

    Estudio de caso: La Encuesta Social Europea

    Aunque los temas problemáticos relacionados con las preguntas dobles han sido bien conocidos durante décadas, aún se pueden encontrar fácilmente, incluso en encuestas establecidas de instituciones respetadas.

    Menold (2020) llama nuestra atención sobre un excelente ejemplo. La siguiente pregunta proviene de la Encuesta Social Europea (ESS 2014, p. 3).

    “Y nuevamente, en un día laboral promedio, ¿cuánto tiempo de su tiempo frente a la televisión lo dedica a ver noticias o programas sobre política y actualidad?”

    Esta pregunta contiene dos objetivos de estímulo; uno sobre política y el otro sobre actualidad. Aunque estos temas a veces se superponen, son distintos y caen en categorías separadas de programación.

    Desafortunadamente, las instrucciones solo permiten una respuesta. El encuestado debe elegir una opción de respuesta entre siete que van desde "nada de tiempo" hasta "más de 3 horas".

    Entonces, ¿qué puede hacer un encuestado si pasa un poco de tiempo viendo noticias sobre política pero mucho tiempo viendo programas sobre temas de actualidad?

    Problemas causados ​​por preguntas de doble sentido

    1. Cuestiones relativas a la validez

    El problema con las preguntas dobles es que si un encuestado indica que está muy de acuerdo con la pregunta, el investigador no tiene forma de saber exactamente con qué parte de la pregunta está de acuerdo.

    Cuantas más preguntas de doble cañón, menos válido es el instrumento de medición.

    Esto conduce a dos tipos de problemas de validez:

    • Validez interna: En primer lugar, se cuestiona la validez interna del instrumento. La validez interna se refiere a qué tan bien las preguntas individuales realmente miden lo que la escala pretende medir. Las preguntas de doble cañón reducen la validez interna.
    • Validez externa: En segundo lugar, se debilita la validez externa del instrumento. La validez externa se refiere a qué tan bien se aplica el instrumento a la población o estado de cosas más allá del propósito inicial de la encuesta.

    Si se utilizan preguntas de doble cañón en la investigación, la validez externa del estudio también se debilita.

    No puede haber validez externa si no hay validez interna.

    2. Problemas relacionados con el error de medición

    Muy relacionado con la validez interna está el tema del error de medición.

    Idealmente, cuando un encuestado indica hasta qué punto está de acuerdo o en desacuerdo con una declaración en una encuesta al marcar con un círculo una de las opciones de respuesta, ese círculo refleja al 100% su opinión real.

    Pero, ¿puede una marca en una hoja de papel en forma de círculo representar realmente la actitud de una persona sobre un tema determinado, especialmente uno que es complejo o controvertido?

    Desafortunadamente, este es un problema que existe en la mayoría de las investigaciones en ciencias sociales.

    En las ciencias duras, como la física y la química, es posible medir construcciones con una precisión increíble. Medir el peso de un objeto puede ser tan preciso que se extiende a decenas de puntos decimales.

    En este caso, hay casi cero error de medición. La lectura en la escala representa el peso real del objeto.

    Este es un tema cubierto por la teoría clásica de pruebas (CTT), que postula que hay un puntuación verdadera (T) que podría lograrse si la medición fuera 100% precisa (ver De Champlain, 2010).

    También hay un puntuación observada (X), que es el número que se obtiene al medir algo.

    En las preguntas de las encuestas, hay una gran cantidad de error (mi) en medida, representada por la fórmula:

    T = X + E

    Pedirle a un encuestado que encierre en un círculo un número entre 1 y 7 que represente su actitud o comportamiento típico es muy impreciso.

    Hay una brecha importante entre T y X porque hay una gran cantidad de mi.

    La prevalencia de preguntas de doble cañón simplemente aumenta mi. Este problema es el motivo por el cual los psicólogos dedican mucho tiempo a evaluar la confiabilidad y validez de las herramientas de medición de papel y lápiz.

    3. Crea desafíos cognitivos

    Encontrarse con una pregunta de doble cañón crea una confusión momentánea en el encuestado. Sus procesos cognitivos se ven interrumpidos porque no están seguros de a cuál de los dos estímulos objetivo presentados en la pregunta deben responder.

    Como Tourangeau et al. (2002), responder a cada pregunta requiere cuatro pasos: 1) comprensión, 2) recuperación, 3) juicio y 4) respuesta.

    Con una pregunta doble, el primer paso requiere que el encuestado evalúe si los dos estímulos objetivo tienen un significado similar o diferente. Eso requiere una importante cognitiva recursos.

    La recuperación también es más complicada porque el encuestado debe buscar en su memoria a largo plazo y localizar información sobre dos estímulos, no solo uno. El mismo desafío es válido para formular un juicio y luego generar una respuesta.

    Estos procesos se vuelven más desafiantes cognitivamente porque solo se permite una respuesta.

    Cada pregunta doble no solo crea desafíos cognitivos con respecto a esa pregunta específica, sino que puede tener un efecto de arrastre en otras preguntas, incluso las que son SSQ.

    4. Pérdida de credibilidad

    Si hay una gran cantidad de preguntas dobles, los encuestados pueden comenzar a sentirse frustrados y/o perder el respeto por todo el proceso.

    De hecho, después de un tiempo, es posible que algunos encuestados no lean cada pregunta detenidamente. Otros simplemente pueden estar más preocupados por completar la encuesta lo más rápido posible y escapar de toda la situación.

    Cuando los encuestados toman el proceso con menos seriedad, aumenta el error de medición y socava la validez interna y externa de los resultados.

    Conclusión

    Una pregunta de doble cañón (double-barreled question) es una sola pregunta en una encuesta, cuestionario o entrevista que pregunta sobre dos aspectos de un estímulo objetivo. Ese estímulo objetivo podría ser sobre la opinión de una persona, su comportamiento típico, experiencias emocionales o algún aspecto de su personalidad.

    Las preguntas de doble cañón crean desafíos a la validez interna y externa del instrumento de medición.

    Cada pregunta doble requiere que el encuestado ejerza un esfuerzo cognitivo excesivo para procesar la pregunta. Esto implica un esfuerzo adicional para comprender la pregunta, buscar en la memoria, formular un juicio final y luego generar una respuesta.

    Esto puede producir mayores errores de medición. También puede hacer que los encuestados se sientan frustrados y pierdan completamente el interés en la encuesta.

    La forma más sencilla de evitar estos problemas es incorporar solo preguntas de estímulo único (SSQ).

    Referencias

    Amsbary, JH y Powell, L. (2018). Los fundamentos de la entrevista. En Entrevistar en un mundo cambiante (págs. 3-20). Routledge.

    Bradburn, NM, Sudman, S. y Wansink, B. (2004). Hacer preguntas: la guía definitiva para el diseño de cuestionarios: para estudios de mercado, encuestas políticas y cuestionarios sociales y de salud. John Wiley & Sons.

    De Champlain, AF (2010). Un manual básico sobre la teoría clásica de las pruebas y la teoría de la respuesta al ítem para las evaluaciones en la educación médica. Educación médica, 44(1), 109-117.

    ESS, Encuesta Social Europea. (2014). Cuestionario de fuentes de la Ronda 7 de ESS. Londres: Sede de ESS ERIC, Centro de Encuestas Sociales Comparadas, Universidad de la Ciudad de Londres. Disponible en: https://www.europeansocialsurvey.org/docs/round7/fieldwork/source/ESS7_source_main_questionnaire.pdf (consultado en julio de 2023).

    Krosnick, JA y Presser, S. (2010). Diseño de preguntas y cuestionarios. En Peter V. Marsden y James D. Wright Bingley (Eds.) Manual de investigación de encuestas (págs. 263-314). Grupo Esmeralda.

    Menold, N. (2020). Preguntas de doble cañón: un análisis de la similitud de los elementos y los efectos en la calidad de la medición. Diario de Estadísticas Oficiales, 36(4), 855-886.

    Tourangeau, R., LJ Rips y KA Rasinski. (2000). La psicología de la respuesta a la encuesta. Cambridge: Prensa de la Universidad de Cambridge.


    dave


    Dave Cornell (Doctorado)


    El Dr. Cornell ha trabajado en educación durante más de 20 años. Su trabajo ha consistido en diseñar la certificación de docentes para el Trinity College de Londres y la capacitación en servicio para los gobiernos estatales de los Estados Unidos. Ha capacitado a maestros de jardín de infantes en 8 países y ayudó a hombres y mujeres de negocios a abrir centros para bebés y jardines de infancia en 3 países.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies