13 ejemplos de liderazgo afiliativo

Para los líderes afiliativos, el logro de los objetivos del proyecto sigue siendo importante, pero garantizar que los empleados se sientan respetados y apreciados también es una prioridad.

Cuando las responsabilidades laborales y las demandas de las tareas pueden ser estresantes, el líder afiliativo sabe el valor de ayudar a sus empleados a tener éxito.

Trabajan duro para desarrollar el trabajo en equipo y la cohesión entre los miembros del equipo, lo que no solo aumenta la lealtad a la empresa, sino que también facilita la finalización exitosa de los proyectos.

Hay muchos ejemplos de prácticas de liderazgo afiliativo, como ayudar a los empleados a desarrollar un plan de carrera factible, implementar actividades de formación de equipos y participar en la resolución de conflictos que tenga en cuenta todas las perspectivas.

Índice()

    Definición de Liderazgo Afiliativo

    Los líderes afiliados poseen muchas metas admirables. En primer lugar, tratan de edificar a las personas.

    Entienden que ayudar a su equipo a desarrollar sus habilidades individuales es bueno para la empresa, profundiza la lealtad a la empresa y fomenta la creatividad y la asunción de riesgos.

    Son muy sensibles a las necesidades de sus empleados. Esto requiere inteligencia emocional (IE), no sólo en el trato con los demás, sino también en la comprensión de uno mismo.

    Como explican Salovey y Mayer (1990), entre los primeros defensores de la inteligencia emocional, la IE es:

    “la capacidad de monitorear los sentimientos y emociones propios y de los demás, discriminar entre ellos y usar esta información para guiar el pensamiento y las acciones de uno” (pág. 188).

    Ejemplos de liderazgo afiliativo

    Un líder afiliativo podría enfocarse en las siguientes cosas:

    1. Un enfoque en la resolución de conflictos
    2. Centrarse en las fortalezas de los miembros del equipo
    3. Tener cenas de equipo mensuales
    4. Ir a retiros corporativos
    5. Realización de tareas colaborativas en interiores.
    6. El líder es un oyente activo.
    7. Tutoría y coaching de carrera
    8. Líderes que participan en la autorrevelación
    9. Humor aceptable en el lugar de trabajo.
    10. Uso de improvisación y parodias durante los programas de desarrollo profesional
    11. Noches de juegos de mesa y espectáculos de talentos
    12. Abrazar el liderazgo democrático
    13. Asumir una disposición de líder de servicio

    Ejemplos en detalle

    1. Resolución de conflictos

    Los líderes afiliativos están altamente capacitados para ayudar a las personas a llevarse bien. Esto puede ser especialmente difícil con ciertos perfiles de trabajadores.

    Por ejemplo, los esfuerzos que requieren una gran cantidad de creatividad, como hacer una película animada para niños, significan trabajar con personas que a veces son egoístas y/o de naturaleza sensible. Es solo su perfil de personalidad. Su temperamento emocional es lo que los hace tan creativos.

    Por lo tanto, tener un líder que sea capaz de tener en cuenta las perspectivas de todas las partes en un conflicto, ser objetivo y neutral, y luego llegar a una resolución que también sea satisfactoria para todos, es excepcionalmente desafiante pero vital.

    Sin embargo, cuando un proyecto tarda varios años en completarse e involucra a decenas de equipos de trabajo, la resolución de conflictos es solo parte del trabajo. Un líder con un enfoque afiliativo hacia las personas ayudará a que el proyecto sea exitoso.

    2. Enumere las fortalezas de cada miembro del equipo

    Hablando tradicionalmente, el lugar de trabajo es un ambiente competitivo donde los colegas compiten por un suministro limitado de recursos, tanto financieros como materiales. Es un lugar que puede fomentar la negatividad y la crítica.

    Pero para el líder afiliativo, el lugar de trabajo debe ser positivo y alentador. Destacar las fortalezas de los miembros individuales del equipo puede ser una técnica muy efectiva para este fin.

    Hay dos versiones de esta estrategia. En la versión para líderes, el líder escribe declaraciones complementarias sobre cada individuo en diferentes hojas de papel y las coloca en un lugar fácilmente visible. Algunos usan notas post-it de colores, mientras que otros pueden elegir papel de colores de mayor tamaño.

    La versión de colega implica que los empleados escriban estas declaraciones complementarias sobre sus compañeros de trabajo. Cada persona saca un nombre de un sombrero y luego escribe un cumplido sobre esa persona. Esto continúa durante varias rondas.

    Es una excelente manera de ayudar a las personas a ver el lado bueno de aquellos con los que pueden estar más molestos.

    3. Cenas de equipo mensuales

    Reunir a los empleados fuera del entorno laboral es una excelente manera de fomentar relaciones positivas entre el equipo. Aunque es una estrategia que existe desde hace mucho, mucho tiempo, sigue siendo muy eficaz.

    Compartir comidas ayuda a las personas a conectarse y construir vínculos emocionales positivos. La alimentación es una de nuestras necesidades biológicas más fundamentales. Al cenar con otras personas o hacer una barbacoa en el patio trasero, el ambiente es relajado.

    Todos están haciendo algo que disfrutan y el líder paga la cuenta. Es un momento en el que las personas pueden reírse juntas, hacer algunas bromas y ver a sus colegas en una versión completamente diferente de sí mismos.

    Siempre que se modere el nivel de consumo de alcohol, es una excelente manera de desarrollar la cohesión del equipo.

    4. Retiros corporativos

    Un retiro corporativo es una técnica comprobada que proviene directamente de una filosofía de liderazgo afiliativo.

    El retiro puede implicar solo unos días en una cabaña durante un fin de semana o una semana entera en un resort aislado.

    Hay muchas actividades que se llevan a cabo que están diseñadas específicamente para fomentar un espíritu de trabajo en equipo y ayudar a las personas a llevarse mejor. Hay actividades de fomento de la confianza, actividades de colaboración e incluso actividades sin sentido que no parecen tener otro propósito que el de ser divertido. Eso está perfectamente bien.

    El trabajo puede ser estresante y las tensiones entre el personal pueden aumentar. Divertirse es una excelente manera de romper esa barrera de estrés que existe entre las personas y restaurar conexiones emocionales positivas.

    5. Tareas colaborativas en interiores

    Hacer que los empleados trabajen juntos en una tarea no relacionada con el trabajo es otro enfoque afiliativo para desarrollar el trabajo en equipo y la cohesión.

    Por ejemplo, los empleados se dividen en equipos e intentan realizar una tarea colaborativa, como colocar fichas de dominó en un diseño acordado, o usar periódicos viejos y cinta adhesiva para construir un puente sobre una mesa (el puente que sostiene la mayor cantidad de libros gana). .

    Las tareas colaborativas aportan energía refrescante a la sala que, si se realiza en el momento oportuno, puede ser justo lo que el personal necesita mientras avanza hacia una fecha límite llena de presión. La actividad ayuda a las personas que no se llevaban bien a redescubrir lo útiles que pueden ser sus colegas.

    Algunos líderes afiliados son sabios e insertarán una actividad colaborativa llena de diversión en medio de un día de capacitación con mucha información. Esto solo ayuda a romper la monotonía de escuchar a alguien parloteando sobre temas aburridos.

    Las tareas colaborativas fortalecen las relaciones de trabajo y son una gran herramienta para el líder afiliativo.

    6. Escucha activa

    La escucha activa es una valiosa habilidad blanda que ayuda tanto al hablante como al oyente a comprender mejor la dinámica de una situación.

    Implica escuchar atentamente, observar el comportamiento no verbal, parafrasear, ofrecer afirmaciones breves como "Ya veo" y "Claro", y mostrar señales no verbales como asentir e inclinarse hacia adelante para mostrar interés y preocupación.

    Es fundamental evitar emitir juicios o hacer comentarios evaluativos sobre lo que la otra persona está diciendo y sintiendo.

    Mediante el uso de estas técnicas simples, el líder afiliativo establece confianza y relación con la persona con la que está conversando. Esto ayuda a fomentar un ambiente de trabajo positivo y de apoyo, que es exactamente lo que el líder afiliativo se esfuerza por lograr.

    7. Tutoría y orientación profesional

    La tutoría y el coaching profesional son muy similares. El objetivo de cada uno es centrarse en un empleado y ayudarlo a sobresalir en su carrera.

    Esto puede implicar elaborar una trayectoria profesional claramente definida que contenga hitos razonables y un cronograma factible. Se pueden identificar necesidades y programas de capacitación específicos para que el empleado tenga algunos objetivos concretos a los que apuntar.

    La tutoría es una propuesta a más largo plazo y puede implicar el establecimiento de una conexión emocional más profunda entre el líder y el empleado. Puede volverse mucho más personal, ya que los dos trabajarán juntos fácilmente durante un año o más.

    El resultado final es que el empleado sabe que es un miembro valioso de la organización. Pueden verlo y sentirlo en el compromiso de su líder y esto, a su vez, los hace más comprometidos con las metas y valores de la organización.

    8. Uso de la autorrevelación

    La autorrevelación implica compartir información personal. Esto significa revelar a los demás tus pensamientos y sentimientos internos. Puede incluir compartir con los demás cuáles son sus sueños o sus mayores temores.

    Un líder afiliativo puede utilizar la autorrevelación para ayudar a formar un vínculo emocional con su personal. Cuando compartimos información personal información con otra persona, los hace sentir más cercanos.

    Muchos se sentirán obligados a corresponder y compartir información sobre sí mismos también. Esto mejora la comprensión mutua y ayuda a las personas a colaborar de manera más efectiva.

    Por supuesto, también hay algunos riesgos.

    Hay una línea muy fina entre la autorrevelación efectiva y la revelación de demasiada información personal.

    También hay factores culturales a considerar. En algunos países, cualquier cosa personal es demasiado personal, especialmente en el lugar de trabajo. Por lo tanto, es importante que un líder afiliativo comprenda los parámetros de la situación en la que se encuentra antes de involucrarse demasiado en la auto-revelación.

    9. Humor

    Tener sentido del humor y ser capaz de hacer reír a los demás no es realmente una habilidad que se pueda entrenar. Es algo que viene naturalmente o no.

    Sin embargo, es una gran manera de aligerar el estado de ánimo y alterar la dinámica emocional de una situación. Un líder afiliativo puede usar el humor para calmar la tensión, eliminar la incomodidad de un momento incómodo o disminuir el golpe de un error o la crítica de un desempeño.

    Algunos líderes afiliados utilizan un estilo de humor autocrítico para reducir la barrera entre el estado del personal y el del líder. Esto puede ayudar a desarrollar un entorno abierto en el que los empleados se sientan conectados con su líder y se sientan libres de abordar sus dificultades o sugerencias.

    10. Improvisación y parodias

    Este último ejemplo puede ser un poco arriesgado. Todo depende de si todo el personal tiene buen sentido del humor o no. Así que, ten cuidado.

    En una fiesta de fin de año o celebración de fin de proyecto, los empleados pueden reunirse para hacer una obra de teatro breve o una parodia divertida sobre los demás, incluido el líder. Las parodias no tienen que ser elaboradas o largas, bastará con unos pocos minutos para cada una.

    Pueden ser sobre los momentos peligrosos del proyecto que hicieron que todos se pusieran nerviosos, pero terminaron bien, o simplemente sobre la idiosincrasia de alguien, que todos tenemos de una forma u otra.

    Aunque todo es en broma, a veces una parodia puede resultar contraproducente y herir los sentimientos de alguien. Por lo tanto, puede ser mejor limitar las parodias para que solo traten sobre el líder, quien debe estar preparado para ser el blanco de las bromas bondadosas del personal.

    11. Juegos de mesa y concursos de talentos

    Romper la rutina de la oficina es una excelente manera de mejorar la moral y revitalizar a un personal emocionalmente agotado. Un líder afiliativo observador sabrá cuándo es el momento adecuado.

    Entonces, de vez en cuando, el equipo puede participar en una actividad social inusual en la oficina. Esto puede incluir jugar juegos de mesa, realizar un espectáculo de talentos o tener una fiesta de disfraces que coincida con un día festivo como Halloween.

    Este tipo de actividad no tiene por qué durar todo el día; solo un par de horas es todo lo que se necesita para permitir que las personas adopten una mentalidad diferente y se diviertan. Cuando regresen al trabajo, su entusiasmo se repondrá y estarán listos para comenzar.

    Conclusión

    De todos los estilos de liderazgo, el líder afiliativo es el mayor maestro de la dinámica emocional. Son muy hábiles en la inteligencia emocional y en el establecimiento de conexiones emocionales con los demás. Esto les ayuda a crear un entorno de trabajo positivo y alentador.

    El líder afiliativo también está orientado a las personas y no quiere nada más que ayudar a su equipo a sobresalir, en términos de éxito del proyecto y aspiraciones profesionales individuales.

    Con este fin, emplean una amplia variedad de estrategias, que incluyen orientación profesional, resolución de conflictos y actividades sociales como cenas en equipo, retiros y tareas colaborativas. Practican la escucha activa, la autorrevelación y, si es posible, el humor.

    Los objetivos primordiales del líder afiliativo son el éxito, tanto en el ámbito laboral como en el de las relaciones humanas.

    Referencias

    Gagnon, S., Vough, HC y Nickerson, R. (2012). Aprendiendo a liderar, sin guión: Desarrollando el liderazgo afiliativo a través del teatro de improvisación. Revisión del desarrollo de los recursos humanos, 11(3), 299-325.

    Haas, JW y Arnold, CL (1995). Un examen del papel de la escucha en los juicios de competencia comunicativa en compañeros de trabajo. Revista de Comunicación Empresarial, 32, 123–139. https://doi.org/10.1177/002194369503200202

    Johnson, IW, Pearce, CG, Tuten, TL y Sinclair, LE (2003). Silencio autoimpuesto y eficacia auditiva percibida. Business Communication Quarterly, 6623 – 38. https://doi.org/10.1177/108056990306600203

    Laurenceau, JP., Barrett, L. y Pietromonaco, P. (1998). La intimidad como un proceso interpersonal: la importancia de la autorrevelación, la revelación de la pareja y la percepción de la capacidad de respuesta de la pareja en los intercambios interpersonales. Revista de Personalidad y Psicología Social, 74(5), 1238-1251. https://doi.org/10.1037//0022-3514.74.5.1238

    Robert, C., Dunne, T. y Iun, J. (2016). El impacto del humor del líder en la satisfacción laboral de los subordinados. Gestión de grupos y organizaciones, 41(3), 375-406. https://doi.org/10.1177/1059601115598719.

    Salovey, P. y Mayer, JD (1990). Una primera teoría formal de la inteligencia emocional y una revisión de la literatura existente en ese momento que podría pertenecer a ella. Imaginación, cognición y personalidad, 9, 185–211. https://doi.org/10.2190/DUGG-P24E-52WK-6CDG

    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies