Los seis tipos de codificación (psicología de la memoria)

La codificación es el proceso de transformar información externa en un formato que podamos almacenar en nuestra memoria. Es el proceso de nuestro cerebro para recordar y recordar el conocimiento más tarde.

Como primer paso para desarrollar la memoria, la psicología reconoce la codificación como un proceso integral. Abarca percibir estímulos ambientales y transformarlos en algo que se pueda guardar en nuestro cerebro para uso futuro.

Hay al menos seis tipos de codificación, que se presentan a continuación.

Tipo de codificación Descripción
Codificación visual Implica el uso de señales visuales para almacenar información y medios acústicos que usan sonido o lenguaje para almacenar información.
Codificación semántica Implica usar el significado o el contexto para almacenar información. Almacenamos el significado junto con el término, la fecha o el concepto para que sea más memorable.
Codificación acústica Implica el uso de señales auditivas para almacenar información. Incluye vincular las características del sonido, como el tono y la frecuencia, a los datos que se almacenan.
Codificación elaborativa Implica conectar información nueva con conocimientos previos para recordarla. En contraste con el aprendizaje de memoria donde los hechos se recuerdan de forma aislada.
Codificación táctil Se refiere al uso de las sensaciones físicas y el tacto para almacenar información.
Codificación organizacional Implica organizar la información en grupos o categorías.

En general, cuando encontramos nueva información, el paso más importante es codificarla. Para ello, utilizamos diferentes tipos de técnicas de codificación. Al comprender y dominar estas técnicas, podemos mejorar nuestra memoria.

Índice()

    Definición de codificación (psicología)

    Codificar significa convertir información de una fuente a una forma que pueda almacenarse en la memoria. Durante este proceso, la información sensorial se transforma en representaciones mentales que se utilizan para recordar recuerdos más tarde.

    Implica prestar atención a la percepción selectiva, la organización del material perceptivo entrante y las estrategias de elaboración, como las imágenes visuales, la organización y la fragmentación.

    Durwin y Reese-Weber (2016) definen la codificación simplemente como:

    “…el proceso por el cual la información o los estímulos ingresan a nuestra memoria” (p. 192).

    La codificación sirve como base para almacenar y recuperar recuerdos dentro de nuestra memoria a largo plazo.

    Como afirma Kumar (2020), codificando:

    “…permite que el elemento de interés percibido se convierta en una construcción que se puede almacenar en el cerebro y luego recuperar más tarde de la memoria a corto o largo plazo” (p. 302).

    Por ejemplo, cuando encontramos una palabra nueva, el proceso de codificación es lo que nos permite recordarla creando una representación mental de esa palabra.

    Simplemente, la codificación es el proceso de transformar la información sensorial en un formato que podamos almacenar en nuestra memoria.

    Cuatro tipos principales de codificación

    La psicología reconoce cuatro tipos principales de codificación para formar recuerdos: visual, acústica, semántica y elaborativa. Cada tipo se basa en cómo se procesa y almacena la información en nuestro cerebro.

    Aquí hay una descripción detallada de cada tipo:

    1. Codificación visual

    La codificación visual es un tipo de codificación de memoria que implica el uso de señales visuales para almacenar información.

    Por ejemplo, puede implicar imaginarse mentalmente un objeto o una escena o recordar patrones y formas para recordar algo (Markman & Ross, 2006).

    Los datos visuales se guardan temporalmente en el bloc de dibujo visuoespacial, que se vincula con nuestro ejecutivo central, el área crucial de la memoria de trabajo.

    Sin embargo, antes de guardarse de forma segura en la memoria a largo plazo, esta información reside primero en la memoria icónica durante un período breve.

    Un ejemplo de codificación visual sería cuando intenta recordar una lista de elementos. Puede imaginarlos dispuestos sobre una mesa de cierta manera para que pueda recordar los artículos más fácilmente cuando los necesite.

    La codificación visual también ocurre al recordar algo de un libro o artículo con ilustraciones; las imágenes vívidas nos ayudan a recordar mejor el contenido (Markman & Ross, 2006).

    Otro ejemplo de codificación visual sería ver un video; usamos las imágenes dentro del video para ayudarnos a recordar lo que hemos visto.

    Entonces, cuando usamos la codificación visual, captamos información a través de la vista y luego la almacenamos visualmente en nuestra memoria.

    2. Codificación acústica

    La codificación acústica es un tipo de codificación de memoria que implica el uso de señales auditivas para almacenar información.

    Incluye vincular las características del sonido, como el tono y la frecuencia, a los datos que se almacenan para recordarlos mejor (Wickens & Eckler, 1968).

    La codificación acústica comprende el bucle fonológico, un proceso que consta de dos pasos. Primero, los datos auditivos ingresan a su cerebro y permanecen allí hasta por dos segundos. Luego hay que ensayarlo para convertirlo en memoria a largo plazo.

    Un ejemplo de codificación acústica sería aprender un idioma; usamos sonidos para ayudarnos a recordar palabras de vocabulario o estructuras de oraciones.

    Otro gran ejemplo de codificación acústica podría ser memorizar una canción; estas letras y melodías nos ayudan a recordar las palabras cantadas.

    Además, cuando estudian para los exámenes, muchas personas recitan hechos o ecuaciones en voz alta para almacenarlos mejor en su memoria; también es un ejemplo de codificación acústica.

    Simplemente, la codificación acústica ocurre cuando usamos el sonido para recordar información (Wickens & Eckler, 1968).

    3. Codificación semántica

    La codificación semántica es un tipo de codificación de memoria que implica usar el significado de algo para almacenar información.

    Se basa en la comprensión de conceptos e ideas para recordarlos en lugar de depender de señales como imágenes o sonidos (Kellogg, 2015).

    La codificación semántica es más memorable en comparación con la codificación no semántica o superficial. Por lo tanto, adjuntar emociones mientras envía información a su hipocampo es beneficioso para que el proceso sea mucho más vívido y duradero.

    Un ejemplo de esto podría ser cuando tratamos de recordar una definición; vinculamos el concepto con su significado para recordarlo más adelante.

    Otro ejemplo de la vida real de codificación semántica sería recordar una historia; usamos los puntos de la trama, los personajes, los eventos y los temas para ayudarnos a recordar lo que sucedió.

    Finalmente, recordar hechos como fechas o números también requiere codificación semántica; estos hechos se vinculan con significado para que los recordemos mejor.

    Entonces, cuando usamos la codificación semántica, tomamos información a través de la comprensión y luego la almacenamos en nuestra memoria (Kellogg, 2015).

    4. Codificación elaborativa

    La codificación elaborativa es un tipo de codificación de memoria que implica conectar información nueva con conocimientos previos para recordarla.

    Se basa en la idea de que recordamos mejor las cosas si las relacionamos con lo que ya sabemos (Bradshaw & Anderson, 1982).

    La memoria se compone de información original y preexistente sobre un tema en particular. Significa que nuestra capacidad para recordar algo depende de cómo lo conectemos con el conocimiento previo.

    La codificación elaborativa ha demostrado ser un método eficaz para mejorar la memoria a largo plazo, lo que indica su importancia en el contexto de las técnicas de memorización (Bradshaw y Anderson, 1982).

    Un ejemplo de esto podría ser al estudiar para un examen; vinculas los conceptos y la información que se estudia con hechos o ideas que ya conoces para recordarlos mejor.

    Otra forma en que se puede usar la codificación elaborativa es cuando se busca una definición. Entender cómo esta palabra se relaciona con otras palabras o ideas puede ayudarnos a recordar la definición más fácilmente.

    Otro ejemplo de codificación elaborativa sería recordar un discurso; vincular los puntos del discurso con hechos y opiniones puede facilitarnos recordar el discurso más adelante.

    Simplemente, la codificación elaborativa es cuando vinculamos nueva información con el conocimiento existente para recordarlo mejor.

    Estrategia de codificación: el principio de especificidad de la codificación

    El principio de especificidad de la codificación establece que recordamos mejor la información si la recordamos en el mismo contexto en el que la codificamos. Por ejemplo, un estudiante que estudia un idioma extranjero en su dormitorio puede recordar mejor ese idioma cuando regresa al dormitorio que en otro entorno.

    Codificación táctil y organizacional

    Mientras que la codificación acústica, semántica y elaborativa se basa más en el sistema de procesamiento del cerebro, la codificación táctil y organizativa normalmente implica acción física o movimiento.

    Estas formas de codificar recuerdos se pueden usar para recordar objetos físicos o direcciones.

    Aquí hay una explicación detallada de la codificación activa y organizacional:

    1. Codificación táctil

    La codificación táctil es un tipo de codificación de memoria que implica el uso de sensaciones físicas para recordar información. (Kumar, 2020).

    Se basa en conectar sensaciones físicas, como sentir un objeto en la mano o tocar una superficie, con cosas que uno quiere recordar.

    La codificación táctil puede involucrar cualquier cosa, desde recordar el sabor de cierta fruta hasta abrazar a tu gato o incluso recordar cómo se sintió cuando diste tu primer beso. Los olores también juegan un papel importante en la codificación táctil.

    Un ejemplo de codificación táctil podría ser cuando intenta recordar una contraseña; al vincular las letras o números con cómo se sintió al ingresarlos en el teclado, puede ayudarse a recordarlo más fácilmente.

    Otro ejemplo sería cuando estás aprendiendo una nueva habilidad; asociar sensaciones táctiles como sentir la presión de su pie contra los pedales o agarrar el volante con fuerza puede ayudar a grabar esta información en su memoria.

    Otro uso para la codificación táctil podría ser leer notas de una conferencia; tocar y sentir cada página a medida que avanza nos ayuda a recordar mejor y retener esta información.

    Entonces, la codificación táctil es una forma efectiva de recordar información a través de sensaciones físicas (Kumar, 2020).

    2. Codificación organizacional

    La codificación organizacional es un tipo de codificación de memoria que consiste en organizar la información en categorías o jerarquías para facilitar el recuerdo. (Pelham & Boninger, 2020).

    Se basa en la idea de que nuestros cerebros pueden recordar más fácilmente la información organizada de una manera que tenga sentido.

    La codificación organizacional implica desglosar y organizar el material en segmentos significativos para facilitar la memorización y recuperación.

    Al reconocer y reconocer las correlaciones entre piezas de datos individuales, este enfoque proporciona una organización invaluable a través de la clasificación, anotación y agregación de información.

    Un ejemplo de codificación organizacional podría ser cuando estás estudiando para un examen; al dividir el material en subsecciones, como capítulos o secciones, puede organizarlo mejor en su cabeza.

    Otro ejemplo podría ser al memorizar una lista de elementos; puede facilitar la memorización organizándolos en un orden lógico, como alfabéticamente o por tamaño.

    Por lo tanto, la codificación organizacional es una forma efectiva de recordar información al desglosarla y organizarla de una manera que tenga sentido (Pelham & Boninger, 2020).

    Conclusión

    Convertir los datos sensoriales externos en representaciones mentales que se pueden almacenar y recordar más tarde es esencial para perfeccionar nuestra memoria. Este proceso, conocido como codificación, nos ayuda a recordar con mayor eficacia y recordar información con mayor precisión.

    La psicología reconoce cuatro tipos principales de codificación: visual, acústica, semántica y elaborativa, cada una con su propia forma única de procesar y almacenar información.

    Además, hay dos tipos más de codificación: táctil y organizativa, que involucran sensaciones físicas y organizan la información en categorías o jerarquías, respectivamente.

    Comprender y dominar estas técnicas de codificación puede mejorar nuestra capacidad de retención y recuperación de la memoria.

    En general, la codificación es la base para almacenar y recuperar recuerdos en nuestra memoria a largo plazo. Como resultado, juega un papel importante en nuestra vida diaria, desde aprender nuevas habilidades hasta recordar información importante.

    Referencias

    Bradshaw, GL y Anderson, JR (1982). La codificación elaborativa como explicación de los niveles de procesamiento. Revista de aprendizaje verbal y comportamiento verbal, 21(2), 165–174. https://doi.org/10.1016/s0022-5371(82)90531-x

    Durwin, CC y Reese-Weber, M. (2016). Módulos psicoeducativos. Nueva York: Sabio.

    Kellogg, RT (2015). Fundamentos de la psicología cognitiva.. Publicaciones SAGE.

    Kumar, M. (2020). Psicología del aprendizaje y los aprendices.. Nueva York: Publicación Sankalp.

    Markman, A. y Ross, BH (2006). La psicología del aprendizaje y la motivación. Elsevier.

    Pelham, B. y Boninger, D. (2020). Psicología introductoria en módulos.. Londres: Routledge. Wickens, DD y Eckler, GR (1968). Codificación semántica en oposición a acústica en STM. ciencia psiconomica, 12(2), 63–63. https://doi.org/10.3758/bf03331193


    viktoriya sus

    Victoria Sus (MA)


    Viktoriya Sus es una escritora académica especializada principalmente en economía y negocios de Ucrania. Tiene una maestría en Negocios Internacionales de la Universidad Nacional de Lviv y tiene más de 6 años de experiencia escribiendo para diferentes clientes. A Viktoriya le apasiona investigar las últimas tendencias en economía y negocios. Sin embargo, también le encanta explorar diferentes temas como la psicología, la filosofía y más.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies