Teoría cognitiva social: 10 ejemplos y descripción general

Índice()

    Resumen del artículo

    1. Idea clave: SCT examina la influencia de los procesos cognitivos y los factores ambientales en el comportamiento.
    2. Orígenes: SCT evolucionó a partir del experimento Bobo Doll de Bandura, que demostró que los niños aprenden comportamientos agresivos al observar e imitar a los adultos.
    3. Teoría de la competencia: SCT se diferencia del conductismo en que da cuenta de los procesos cognitivos en el aprendizaje, a diferencia del conductismo que se enfoca solo en los comportamientos observables.
    4. Aplicabilidad: SCT encuentra aplicación en varios campos, incluidos el comportamiento y la promoción de la salud y los estudios de los medios de comunicación. Por ejemplo, informa la comprensión de la influencia de las representaciones de los medios en el comportamiento y las actitudes de los espectadores.

    La teoría sociocognitiva (SCT) es una teoría del aprendizaje que examina cómo los procesos cognitivos y los factores ambientales influyen en el comportamiento.

    La teoría considera cómo las experiencias pasadas del individuo, incluidos los refuerzos e interpretaciones del entorno a través de procesos cognitivos específicos del individuo, se combinan para dar forma a las expectativas y el comportamiento en cualquier situación dada.

    El comportamiento de un individuo da forma al entorno, que a su vez tiene una influencia recíproca en las cogniciones y el comportamiento de la persona.

    La teoría enfatiza la interacción entre los factores conductuales, ambientales e individuales.

    Esta interacción a veces se denomina determinismo recíproco o determinismo triádico.

    SCT tiene aplicaciones generalizadas en psicología, educación y promoción de la salud.

    Orígenes de la teoría cognitiva social

    Albert Bandura generalmente se identifica como el creador de la teoría sociocognitiva, ya que se deriva de su trabajo sobre el aprendizaje por observación y se delineó con más detalle en su libro de 1977, Teoria de aprendizaje social.

    Como dijo Bandura:

    “La teoría del aprendizaje social aborda la explicación del comportamiento humano en términos de una interacción recíproca continua entre determinantes cognitivos, conductuales y ambientales. Tanto las personas como sus entornos son determinantes recíprocos entre sí” (p. vii).

    El nombre cambió de teoría del aprendizaje social a teoría cognitiva social en 1986 para enfatizar el papel de los factores cognitivos.

    En el corazón de SCT está el concepto de aprendizaje por observación. En la década de 1960, Bandura y sus colegas realizaron una serie de experimentos conocidos hoy como los estudios de Bobo Doll (Bandura et al., 1963).

    Los niños vieron un video de un adulto que actuaba de manera muy agresiva o pasiva hacia una gran muñeca inflable, llamada muñeca Bobo en ese momento.

    En la condición agresiva, el adulto golpeó a la muñeca con un mazo y la pateó varias veces. En la condición pasiva, el adulto llevaba la muñeca por la habitación y jugaba con ella suavemente.

    Posteriormente, cada niño fue llevado a otra habitación que tenía un muñeco Bobo. Los resultados mostraron que los niños que observaron al adulto agresivo también eran agresivos. Imitaron el comportamiento del adulto. Sin embargo, los niños que observaron al adulto pasivo también jugaron suavemente con la muñeca.

    Además de ayudar a formar la base de la teoría del aprendizaje social de Bandura y la posterior teoría cognitiva social, el estudio ayudó a generar un intenso debate en la sociedad sobre el impacto de la violencia televisiva.

    El estudio también tuvo implicaciones para el debate dentro de la psicología sobre el papel de los procesos cognitivos.

    10 ejemplos de teoría cognitiva social

    • Expectativas del maestro: Los estudiantes que un maestro espera que les vaya bien a menudo lo hacen. El maestro los interactúa de manera diferente cuando las expectativas son altas que cuando las expectativas son bajas. A su vez, esto afecta el comportamiento y el rendimiento académico del estudiante.
    • Estilo de liderazgo deficiente: Cuando un supervisor tiene una impresión negativa de sus empleados, tiende a hablarles en un tono hostil y cínico. Esto desmotiva al personal y lo hace menos productivo, lo que a su vez confirma la teoría del supervisor sobre el personal y perpetúa su conducta.
    • Infundir confianza en el equipo: Incluso cuando se enfrenta a probabilidades abrumadoras frente a una competencia dura, un entrenador mantiene un tono positivo y optimista. Intentan generar confianza en el equipo para que crean que pueden ganar. Esto afectará su desempeño en el campo y tal vez caiga en cascada hacia la victoria.
    • Reforzar el comportamiento de búsqueda de atención: Un estudiante quiere la atención del maestro, por lo que se porta mal e interrumpe la clase. Esto lleva a que el maestro regañe al estudiante. Si bien el regaño es una forma de castigo, para el niño es una recompensa porque está recibiendo la atención que deseaba. Por lo tanto, actúan con más frecuencia.
    • Profecía autocumplida: Un estudiante carece de confianza y está temiendo un próximo examen de química. Como sienten que su esfuerzo será inútil, no estudian mucho. Terminan reprobando el examen, lo que simplemente confirma lo que esperaban.
    • Prohibición de anuncios de cigarrillos: Debido a que el aprendizaje por observación es tan poderoso y la publicidad en los medios tan efectiva, los comerciales de televisión que publicitaban fumar fueron prohibidos en los EE. UU. en 1971.
    • Temperamento infantil y vínculo materno: Los bebés con temperamentos quisquillosos lloran con facilidad. Esto puede dificultar que la madre forme un vínculo emocional positivo con su bebé. Esto hace que el bebé se sienta menos seguro, lo que puede provocar más llanto.
    • En citas: Un joven que carece de confianza se acerca a una posible cita. Está nervioso y empieza a tartamudear. La joven no está impresionada y responde en consecuencia. Esto sacude su confianza aún más y hace que su próximo intento sea aún más desafiante.
    • Pagar hacia adelante: Un cliente en un autoservicio acaba de ganar una pequeña cantidad de dinero en la lotería. Entonces, le dicen al cajero que quieren pagar la comida del próximo cliente. El próximo cliente se siente sorprendido y encantado, y decide continuar con el gesto y pagar el próximo auto de la fila. Esta cadena de eventos continúa a medida que cada cliente afecta las acciones de los que le siguen.
    • Negatividad recíproca: Un cónyuge hace un comentario poco halagador sobre los hábitos de trabajo de su pareja. Esto lleva a una crítica de regreso con respecto a un revés reciente en su carrera. El intercambio de hostilidades se convierte rápidamente en una discusión en toda regla y amenazas de terminación de la relación.

    Componentes clave de la teoría cognitiva social

    1. Observación y modelado

    Un principio central de SCT es que los seres humanos aprenden observando a los demás; otros se denominan modelos. Los modelos se pueden observar directamente oa través de los medios (ver también: teoría del modelado del comportamiento).

    Tomar nota de las acciones de los modelos y las consecuencias que experimentan puede afectar la probabilidad de que el individuo participe en una acción similar.

    Si el modelo es recompensado por su comportamiento, es más probable que el individuo lo imite; mientras que si se castiga al modelo, es menos probable que el individuo lo siga.

    Además, las características del modelo también son importantes. Los modelos que son similares al observador, respetados y admirados, o considerados expertos tienen más probabilidades de afectar el comportamiento.

    2. Factores mediadores en la observación

    SCT identifica cuatro factores principales en el aprendizaje por observación: atención, retención, reproduccióny motivación.

    • Atención: Primero, para que ocurra el aprendizaje, una persona debe estar prestando atencion. Si se distrae o no presta atención al comportamiento del modelo, no se producirá el aprendizaje.
    • Retención: En segundo lugar, la información debe ser retenida y almacenada en la memoria (es decir, retención).
    • Reproducción: Luego, el observador debe ser capaz de realizar el comportamiento. Un individuo puede o no tener las habilidades o el conocimiento para reproducir las acciones del modelo.
    • Motivación: Finalmente, el observador debe querer reproducir el comportamiento del modelo. Motivación puede provenir de querer obtener una recompensa o evitar un castigo.

    3. Expectativas de resultados

    Incluso si el individuo es capaz y está motivado para reproducir una acción observada, es posible que aún no intente hacerlo debido a sus expectativas con respecto al resultado.

    Si un individuo cree que reproducir la acción observada tendrá consecuencias negativas o indeseables, es menos probable que la imite.

    De manera similar, incluso cuando una acción está dentro de las capacidades del individuo y se ve impulsado a realizarla, puede abstenerse si espera que la acción no resulte en una recompensa o beneficio significativo. En otras palabras, nuestras decisiones de promulgar ciertos comportamientos no están únicamente determinadas por nuestras capacidades o motivaciones, sino también por nuestras predicciones sobre los posibles resultados.

    Como argumenta Bandura:

    “Las consecuencias de la respuesta afectan la motivación para realizar determinadas actividades mediante la creación de creencias sobre los efectos que probablemente tendrán las acciones en diferentes circunstancias. Las personas seleccionan cursos de acción dentro de sus capacidades percibidas y sostienen sus esfuerzos en parte sobre la base de tales expectativas de resultados” (Bandura, 1986, p. 230).

    4. Autoeficacia

    Las expectativas de resultados están directamente ligadas a la autoeficacia, la creencia en la capacidad de uno para ejercer control sobre una situación particular.

    Las personas con un alto grado de autoeficacia con respecto al resultado de una situación particular son más propensas a actuar. Cuando experimentan un contratiempo, son más resistentes y es probable que persistan.

    Las personas que carecen de autoeficacia tienen más probabilidades de evitar una situación desafiante por completo y, si lo intentan, es más probable que se rindan después de experimentar el fracaso.

    Teoría Cognitiva Social vs Conductismo

    A mediados de los 20el siglo, la teoría dominante del aprendizaje en psicología fue el conductismo, basado en el trabajo de Pavlov y Skinner. Esta teoría fue cuestionada directamente por SCT. El conductismo argumentaba que los psicólogos deberían solo estudiar comportamientos observables, mientras que SCT sostiene que también podemos estudiar el pensamiento cognitivo no observable.

    Un principio básico del conductismo es que si la psicología fuera a ser una disciplina científica, entonces solo debería preocuparse por el estudio del comportamiento observable.

    Las referencias a pensamientos y sentimientos, y especialmente a ids y egos, debían evitarse porque no era posible medir esos constructos de manera científica.

    Como Watson (1913) lo expresó tan directamente,

    “La psicología, como la ve el conductista, es una rama puramente objetiva y experimental de las ciencias naturales que necesita tan poca introspección como las ciencias de la química y la física” (p. 176).

    Sin embargo, la investigación de Bandura mostró claramente que el comportamiento se puede aprender solo mediante la observación, un ejercicio puramente cognitivo. Los niños en los estudios de muñecas Bobo no necesitaban experimentar directamente el refuerzo para aprender.

    La investigación de Bandura demostró que los procesos cognitivos podrían, de hecho, estudiarse científicamente y tener un valor probado como construcción psicológica.

    A medida que la investigación sobre los procesos cognitivos se hizo más frecuente, surgió el campo de la psicología cognitiva.

    Ulric Neisser ayudó a marcar el comienzo del campo en su libro de 1967 Psicología cognitiva y una vez dijo que:

    “Los procesos cognitivos seguramente existen, por lo que difícilmente puede ser acientífico estudiarlos” (p. 5).

    Ofreció una definición elaborada de la psicología cognitiva, con los puntos clave citados a continuación:

    “El término cognición se refiere a todos los procesos mediante los cuales la información sensorial se transforma, reduce, elabora, recupera y usa… Dando una definición tan amplia, es evidente que la cognición está involucrada en todo lo que un ser humano podría hacer” (p. 4 ).

    Aunque los procesos cognitivos y el conductismo pueden verse como dicotómicos, SCT puede verse como un puente entre las dos orientaciones teóricas (Mimiaga et al., 2009).

    SCT permite la interacción entre factores cognitivos internos y determinantes externos, como recompensas y castigos, para determinar el comportamiento.

    Aplicaciones de la teoría cognitiva social

    1. En Conducta y Promoción de la Salud

    SCT se ha utilizado como un marco teórico valioso para estudiar predictores de comportamiento de salud y promover hábitos saludables.

    Por ejemplo, SCT ayuda a predecir el cumplimiento de las recomendaciones de tratamiento del médico en pacientes que padecen enfermedades cardíacas (Clark & ​​Dodge, 1999) y diabetes (Stewart et al., 2003; Williams & Bond, 2002).

    La autoeficacia predice la actividad física en adolescentes según lo determinado por medidas objetivas (Strauss et al., 2001), en adultos jóvenes según el autoinforme (Dishman et al. 1992) y personas mayores (Booth et al., 2000).

    En una revisión exhaustiva de la literatura, Luszczynska y Schwarzer (2015) describieron los resultados de muchos otros estudios que aplicaron SCT a la nutrición y el control de peso, conductas de detección como el autoexamen de mamas (BSE) y superación de conductas adictivas como fumar.

    2. En Estudios de Medios de Comunicación

    El papel del aprendizaje por observación tiene una aplicación particular en los estudios de medios. Los modelos observados pueden afectar las actitudes y comportamientos de los espectadores, lo que puede tener efectos intencionados y no intencionados (Pajares et al., 2009).

    Gidwani et al. (2002) supusieron que la correlación positiva entre ver televisión y fumar se debía a que la prevalencia de la conducta de fumar se presentaba como positiva, mientras que rara vez se presentaban las consecuencias negativas.

    Harrison y Cantor (1997) señalan las imágenes corporales distorsionadas que aparecen en los medios de comunicación como una fuerza impulsora detrás del comportamiento dietético poco saludable y los trastornos alimentarios de las mujeres jóvenes.

    Otra investigación ha examinado las representaciones mediáticas de los estereotipos raciales y de género (Graves, 1999; Mastro & Stern, 2003), incluidos los hombres asiáticos y las mujeres negras (Schug et al. 2017).

    Al mismo tiempo, los medios de comunicación también pueden desarrollar la autoeficacia para involucrarse en comportamientos de salud positivos al presentar instrucciones paso a paso, alentar y modelar comportamientos objetivo apropiados para prevenir la conducción en estado de ebriedad (Anderson, 1995) y la autoevaluación de los senos. examen (Anderson & McMillon, 1995).

    Conclusión

    La teoría cognitiva social de Bandura proporciona un marco teórico integral para comprender y predecir el comportamiento social. El modelo incorpora principios del conductismo y la psicología cognitiva.

    El concepto de determinismo recíproco es un componente central de SCT que postula que las características del individuo, su comportamiento y el entorno tienen influencias bidireccionales que se afectan continuamente entre sí.

    Los componentes clave de SCT, especialmente el modelado del comportamiento observado y la autoeficacia, se han aplicado al estudio del comportamiento y la promoción de la salud, así como a los efectos positivos y negativos de los medios.

    Referencias

    Anderson, RB (1995). Evaluación cognitiva de la capacidad de desempeño en la prevención de la conducción en estado de ebriedad: una prueba de la teoría de la autoeficacia. Revista de Investigación de Relaciones Públicas, 7205–229.

    Anderson, RB y McMillan, PY (1995). Efectos similares y diversificados en las expectativas e intenciones de eficacia de las mujeres afroamericanas para realizar el autoexamen de mamas. Comunicación en Salud, 7327–343.

    Bandura, A. (1977). Teoria de aprendizaje social. Reino Unido, Prentice Hall.

    Bandura, A. (1982) Mecanismo de autoeficacia en la agencia humana, American Psychologist, 37, 122–47.

    Bandura, A. (1986). Fundamentos sociales del pensamiento y la acción: una teoría cognitiva social. Upper Saddle River, Nueva Jersey: Prentice Hall.

    Bandura, A., Ross, D. y Ross, SA (1963). Imitación de modelos agresivos mediados por películas. El Diario de Psicología Social y Anormal, 66(1), 3–11. https://doi.org/10.1037/h0048687

    Booth, ML, Owen, N., Bauman, A., Clavisi, O. y Leslie, E. (2000). Influencias sociocognitivas y ambientales percibidas asociadas con la actividad física en australianos mayores. Medicina Preventiva, 3115–22

    Bonos, MJ (2002). Los roles de la autoeficacia, las expectativas de resultados y el apoyo social en las conductas de autocuidado de los diabéticos. Psicología, Salud y Medicina, 7127–41.

    Clark, MM y Dodge, JA (1999). Explorando la autoeficacia como predictor del manejo de la enfermedad. Educación para la salud y el comportamiento, 2672–89.

    Dishman, RK, Darracott, CR y Lambert, LT (1992). No generalizar los determinantes de la actividad física autoinformada a un sensor de movimiento. Medicina y Ciencia en el Deporte y el Ejercicio, 24904–10.

    Dishman, RK, Motl, RW, Saunders, R., Felton, G., Ward, DS, Dowda, M. et al. (2004). La autoeficacia media parcialmente los efectos de una intervención de actividad física en la escuela entre las adolescentes. Medicina Preventiva, 38628–36.

    Graves, SB, (1999). Televisión y reducción de prejuicios: ¿cuándo la televisión como una experiencia indirecta marca la diferencia? Revista de Asuntos Sociales, 55707–725.

    Harrison, K. y Cantor, J. (1997). La relación entre el consumo de medios y los trastornos alimentarios. Revista de Comunicación, 4740–67.

    Luszczynska, A. y Schwarzer, R. (2015). Teoría cognitiva social. Predicción del comportamiento de salud127-169.

    Mastro, DE y Stern, SR (2003). Representaciones de raza en comerciales de televisión: un análisis de contenido de publicidad en horario de máxima audiencia. Revista de Radiodifusión y Medios Electrónicos, 47638–639.

    Mimiaga, MJ, Reisner, SL, Reilly, L., Soroudi, N. y Safren, SA (2009). Intervenciones individuales. En Prevención del VIH (págs. 203-239). Prensa Académica.

    Neisser, U. (1967). Psicología cognitiva. Englewood Cliffs, Nueva Jersey: Prentice Hall.

    Pajares, F., Prestin, A., Chen, J. y Nabi, RL (2009). Teoría cognitiva social y efectos de los medios. El manual SAGE de procesos y efectos de los medios283-297.

    Schug, J., Alt, NP, Lu, PS, Gosin, M. y Fay, JL (2017). Raza de género en los medios de comunicación: la invisibilidad de los hombres asiáticos y las mujeres negras en las revistas populares. Psicología de la cultura mediática popular, 6(3), 222.

    Schunk, DH (2012). Teoría cognitiva social. En KR Harris, S. Graham, T. Urdan, CB McCormick, GM Sinatra y J. Sweller (Eds.). Manual de psicología educativa APA, vol. 1. Teorías, constructos y cuestiones críticas (págs. 101 a 123). Asociacion Americana de Psicologia.

    Skinner, BF (2011). Sobre el conductismo. Berlín: Vintage.

    Stewart, SM, Lee, PW, Waller, D., Hughes CW, Low, LC, Kennard, BD et al. (2003). Un estudio de seguimiento de la adherencia y el control glucémico entre los jóvenes de Hong Kong con diabetes. Revista de Psicología Pediátrica, 2867–79.

    Strauss, RS, Rodzilsky, D., Burack, G. y Colin, M. (2001). Correlatos psicosociales de la actividad física en niños sanos. Archivos de Pediatría y Medicina del Adolescente, 155897–902.

    Watson, JB (1913). La psicología como el conductista ve. Revisión psicológica, 20(2), 158-177.

    Williams, KE y Bond, MJ (2002). Los roles de la autoeficacia, las expectativas de resultados y el apoyo social en las conductas de autocuidado de los diabéticos. Psicología, Salud y Medicina, 7127–41


    dave


    Dave Cornell (Doctorado)


    El Dr. Cornell ha trabajado en educación durante más de 20 años. Su trabajo ha consistido en diseñar la certificación de docentes para el Trinity College de Londres y la capacitación en servicio para los gobiernos estatales de los Estados Unidos. Ha capacitado a maestros de jardín de infantes en 8 países y ayudó a hombres y mujeres de negocios a abrir centros para bebés y jardines de infancia en 3 países.


    cris

    Chris Drew (Doctorado)


    Este artículo fue revisado por pares y editado por Chris Drew (PhD). El proceso de revisión en Profesor útil implica tener un experto de nivel de doctorado que verifique, edite y contribuya a los artículos. Los revisores se aseguran de que todo el contenido refleje el consenso académico de expertos y esté respaldado con referencias a estudios académicos. Dr. Drew ha publicado más de 20 artículos académicos en revistas académicas. Es el ex editor de Journal of Learning Development in Higher Education y tiene un doctorado en Educación de ACU.


    Califica esta Publicación

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies Política de Cookies